Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de zapatos de seguridad

En todos los ambientes de trabajo, habidos y por haber, existe un tipo de riesgo que expone los pies y otras áreas del cuerpo del individuo, y enfocándonos específicamente en esta área del cuerpo primeramente nombrada, hablaremos de los zapatos de seguridad.

Tipos de zapatos de seguridad

Este tipo de calzado es uno que surge gracias a una ley que ampara y otorga vital importancia a esta zona del cuerpo, que puede estar expuesta a diversas infecciones y más, por lo que para poder elegir cuáles zapatos se debe utilizar, hay que primero establecer qué tipo de riesgo es aquel al cual se está expuesto.

Si bien hay trabajos en donde no existe ninguno, existen otras áreas de trabajo en donde el riesgo es, por mucho, demasiado elevado, por lo que para poder entender un poco más sobre esto, más adelante les hablaremos sobre los tipos de zapatos de seguridad que existen hoy en día.

Bajo ciertos estándares, los zapatos de seguridad tienen que mantener un cierto tipo de protección en la punta, que pueda soportar objetos pesados de hasta 20 kilogramos, cayendo desde un metro y medio. De este modo, el impacto no generará dolor alguno para el individuo. El material con el que se realicen estos zapatos puede variar, dependiendo siempre se la función del trabajador y de su área de trabajo. Los tipos de zapatos de seguridad existentes hoy en día, se clasifican según los riesgos que se deben evitar y a los que se está expuesto, y a continuación les hablamos sobre cada uno de ellos.

Zapatos de seguridad para riesgos mecánicos

Estos zapatos son aquellos que buscan mantener el pie completamente protegido de cualquier impacto, por lo que está hecho de materiales fuertes como el acero. Pero no sólo es la punta en la cual se mantiene todo el poder de este calzado, sino también en los tobillos, y es que el pie debe estar completamente protegido, desde la punta, hasta el empeine y el tobillo. Existen diversos modelos dentro de este tipo de zapato, en donde algunos de ellos protegen el tobillo, catalogado como botines de seguridad, y otros que quedan por debajo del mismo. Y por último, se caracterizan también por proteger de maravilla contra perforaciones en cuanto a la planta del pie se trata, por lo que sus suelas son resistentes y perfectas para estas situaciones.

Zapatos de seguridad para riesgos eléctricos

Los riesgos eléctricos pueden variar, pero los zapatos de seguridad en contra de ellos es básicamente el mismo en cuanto a una regla: nada de materiales metálicos en su diseño. De este modo se evita cualquier tipo de alteración dentro de cualquier tipo de situación irregular que tenga que ver con electricidad en el campo laboral. Por lo general, existen modelos que buscan aislar por completo cualquier tipo de descarga eléctrica cercana, de modo que no pueda hacer daño a los pies del individuo.

Zapatos de seguridad para riesgos químicos

Por lo general, este tipo de calzado cuenta con una protección mayor en lo que respecta a las suelas del zapato, ya que es ahí en donde más puede hacer daño cualquier tipo de químico. El material que se utiliza para estos zapatos busca resistir a cualquier agente químico capaz de derretir cualquier otro tipo de zapato, brindando seguridad al individuo. Sin embargo, no todos los zapatos son iguales y los diseños deben ser elegidos con mucho cuidado, manteniendo siempre presente el área de trabajo en el cual se está laborando, de modo que se hace un análisis del riesgo y de este modo, se llega a una conclusión acertada.

Zapatos de seguridad para riesgos térmicos

Y por último, tenemos los zapatos de seguridad diseñados para proteger al individuo de cualquier riesgo térmico existente en el área de trabajo. Por lo general, en estos casos el zapato debe estar completamente protegido, desde la suela, hasta la parte de arriba, de modo que no exista ningún tipo de riesgo a las altas temperaturas que pueda hacer daño al individuo.

La suela de este tipo de zapatos es especial para soportar altas temperaturas tanto en versión líquida como en objetos sólidos que estén demasiado calientes, de modo que los mismos no puedan derretir el material de protección. Por otro lado, no sólo protege de las temperaturas altas sino también de las bajas, por lo que es un calzado perfecto para cualquier tipo de ambiente térmico existente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies