Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de yemas

El término yema, en lo que respecta a la botánica, es un órgano que forma parte de las plantas y que nace en la axila de las hojas. Esto funciona gracias a algunas células que tienen una capacidad muy peculiar de división, de modo que gracias a ellas nacen tanto las hojas, como las flores. Si bien las yemas tienen una función muy específica, de algún modo muy particular, su color nos ayuda a diferenciar las especies de las plantas en las cuales están naciendo, y como dato interesante les contamos que las yemas de color verde, en lo que respecta a Europa, muy poco se ve ya que tan sólo apenas algunos árboles en este continente contienen estos órganos.

Tipos de yemas

Como decíamos, estos órganos cuentan con una función específica: permitir que las estructuras que se encargan de que el tallo crezca, funcionen bien y sin ningún tipo de problema. Además, del mismo modo, permiten que tanto hojas como ramificaciones puedan ser producidas. Otra forma de darle una definición simple, es diciendo que las yemas son el extremo más joven del vástago, y aquellas que se encuentran en la unión de hojas y tallo, son catalogadas como yemas auxiliares.

Actualmente, se consiguen diversos tipos de yemas, mismas que se clasifican según diversas situaciones, como su estructura, su posición, su condición, su morfología y su función. A continuación les hablamos sobre cada una de las clasificaciones:

Yemas según su estructura

Dentro de esta clasificación, se distinguen dos tipos de yemas.

Yemas escamosas

Estas yemas son muy peculiares, ya que son aquellas en donde el ápice se caracteriza por mantenerse protegido por diversas hojas cuyo aspecto da a entender que tienen escamas, ya que las mismas son escamosas, de esto surge el nombre de las yemas. Las mismas se encuentran situadas en un mismo sitio, apretadas. Las escamas que cubren las yemas suelen contar con un color oscuro y tienen la función principal de proteger este ápice. Un detalle importante de nombrar respecto a estas yemas, es el hecho de que por lo general están dispuestas una encima de las otras, de modo que se crea una capa protectora bastante gruesa. Una vez que llega el invierno, la savia que se encuentra dentro de los tallos de la planta pasa de forma lenta. Este tipo de yema cuenta con la peculiaridad de que se les encuentra en todas esas plantas tropicales que generalmente son verdes. Además, las escamas no siempre están, ya que cuando la primavera llega, estas van cayendo.

Yemas desnudas

A diferencia de las yemas anteriores, estas no cuentan con ningún tipo de protección en escamas, por lo que sólo se protegen por hojas jóvenes y suelen ser yemas que se consiguen en vegetales herbáceos. En algunos casos, luego de una introspección, las yemas no siempre están visibles de forma común, sino que suelen confundirse con el tallo de la planta.

Yemas según su posición

Dentro de esta clasificación, se encuentran los siguientes tipos de yemas.

Yema terminal

Este es el tipo de yema que se encuentra ubicada en la punta de cualquier ramilla. Es muy poco común pero sí muy conocida.

Yema axilar

Por otro lado, tenemos la yema axilar, y es aquella que así como su nombre nos lo indica, se encuentra establecida en la axila de una hoja. En algunos libros, también se le conoce como yema lateral.

Yema adventicia

Este tipo de yema es bastante interesante ya que es aquella que aparece en otros lugares de la planta. Es decir, en vez de encontrarlas en donde siempre suele ser común, aparecen en otros lugares extraños y alejados, como en el tronco o en las raíces de la planta.

Yemas según su condición

Yema accesorio

Este tipo de yema es aquella que aparece luego de que la yema principal esté formada. Es decir, es una yema que se cataloga como secundaria debido a que aunque puede ser axilar, sigue estando después de la principal.

Yema inactiva

También conocida como yema aletargada, esta es una yema que se caracteriza por contar con un periodo de crecimiento prácticamente inexistente, en donde el mismo puede ir desde días, hasta años.

Yema pseudoterminal

Por último dentro de esta clasificación, se encuentra este tipo de yema. Esto ocurre en raras ocasiones, específicamente cuando una yema auxiliar de repente reemplaza a una terminal.

Yemas según su morfología

Yema escamosa

También conocida como yema recubierta, es aquella yema que se caracteriza por contar con una cantidad variable de escamas que tienen como objetivo el de proteger sus partes embrionarias.

Yema desnuda

Por otro lado, está esa yema que no está cubierta con nada por lo que se dice entonces que se mantiene desnuda.

Y por último dentro de esta clasificación, se encuentra la yema vellosa, la cual es aquella que se mantiene protegida salvo que en esta ocasión por vellos y no escamas.

Yemas según su función

Yema vegetativa

Esta es aquella yema que sólo se mantiene con elementos vegetativos en su contenido.

Yema reproductora

Esta, a diferencia de la anterior, es aquella yema que cuenta con puras flores embrionarias.

Yema mixta

Y por último, nos encontramos con las yemas mixtas, las cuales son aquellas que contienen un poco de las dos anteriores. Es decir, contiene tanto hojas embrionarias como flores.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies