Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de violencia contra la mujer

Actualmente, existen diversos tipos de violencia en donde cada uno de ellos afecta de forma directa a las personas, sin importar el sexo o la edad de las mismas. Enfocándonos en la violencia en contra de la mujer, o mejor conocida como violencia de género, hablaremos de ella desde el punto de vista femenino, ya que la violencia de género es aquella que afecta a cualquiera de los dos géneros, siempre y cuando la agresión surja del género anterior.

Tipos de violencia contra la mujer

La violencia de género es aquella que consiste en cualquier tipo de acto agresivo, físico, verbal, psicológico o emocional, que haga daño directo o indirecto sobre la mujer. La agresión puede ser completamente directa, cara a cara con la, o indirecta, de modo que sea a través de otras personas. Lo que busca el agresor es mantener a la víctima en un estado depresivo y con el autoestima por el suelo, de modo que pueda ejercer todo su autocontrol sobre ella en todo momento.

Por lo general, las mujeres que sufren este tipo de violencia, no buscan ayuda de forma inmediata ya que el agresor les suprime su valentía, bien sea con amenazas o con desconfianza sobre sus actos. Es decir, la coloca en una posición en donde le hace pensar que nadie creerá en sus palabras, por lo que prefieren el silencio.

Existen diversos tipos de violencia contra la mujer que se categorizan según sus características, de modo que cada uno de ellos se diferencia gracias a las mismas.  Para entender mejor este tema, a continuación les hablamos sobre los principales tipos de violencia contra la mujer que existen hoy en día:

Violencia psicológica

La violencia psicológica es la que más lento y silencioso va actuando en la vida de las mujeres, generando las consecuencias a largo plazo, siendo estas dolorosas y profundas, pudiendo acabar en un suicidio. Cuando el agresor busca lastimar a la víctima por medio de un maltrato psicológico, busca generar desdicha, tristeza, depresión y baja autoestima en la misma, con el fin de poder ejercer todo su control sobre ella. En muchas ocasiones, la manipulación es tal, que permite que la víctima se vuelva en contra de sus familiares y amigos, con el fin de que la misma no se comunique con nadie.

Violencia sexual

La violencia sexual es una de las más sonadas y críticas de todas, ya que la misma es aquella que interfiere directamente en la dignidad de la víctima. Consiste en un maltrato completamente físico que incluya la integridad moral y sexual de la mujer, en donde la agresión puede o no, ser de genital a genital, por lo que no necesariamente se habla de una agresión de contacto o penetración. En múltiples ocasiones, dependiendo del nivel psicológico del agresor, la violación puede acabar en un asesinato.

Violencia patrimonial y económica

En un sinfín de ocasiones, los hombres manipulan a las mujeres por medio del dinero, ignorando sus necesidades y limitando sus ingresos, o bien, manipulando sus ganancias de  alguna forma u otra. Es esto lo que se conoce como violencia patrimonial y económica, y consiste en que el agresor influya de forma directa o indirecta en los bienes muebles o inmuebles de la víctima. Por otro lado, es importante resaltar que el agresor no sólo se adueña o interfiere directamente con los activos de la víctima, sino que también puede llegar a manipular documentos legales, personales, instrumentos económicos y cualquier otro tipo de documento legal que influya en la víctima de forma patrimonial.

Violencia simbólica

Este tipo de violencia es, así como su nombre nos lo indica, simbólica, ya que la misma consiste en diversos patrones que van transmitiendo mensajes que discriminan a las mujeres, exteriorizando su debilidad de forma social. Este tipo de violencia es muy conocida pero poco debatida, a pesar de ser más importante de lo que podría parecer.

Acoso

También conocido como hostigamiento, este tipo de violencia es directa y consiste en que el agresor mantenga una conducta abusiva y obsesiva en contra de cualquier mujer, misma que puede ser exteriorizada a partir de palabras, actos, mensajes de todo tipo, etc. Además, la manipulación y el chantaje forman parte de este tipo de forma directa y buscan dañar la dignidad y la integridad de la víctima.

Violencia doméstica

Uno de los tipos de violencia más sonados y, lamentablemente, populares entre todos. Es aquella que consiste en que el agresor busque hacer daño a su víctima de forma directa, por medio del maltrato físico, psicológico, sexual, emocional o una combinación entre ellos. Generalmente, se le denomina doméstica, ya que la mujer sufre el maltrato de forma directa por un miembro familiar, sin necesidad de que sea de un conyugue. Un hermano, un padre y hasta un hijo pueden ejercer violencia doméstica.

Violencia laboral

La violencia laboral es aquella que consiste en todo tipo de maltrato que surja en el ámbito laboral, independientemente de que sea público o privado, de los jefes o de los demás empleados. Puede suceder de diversas formas, bien sea por maltrato verbal, físico, psicológico, emocional o por manipulación de acciones. Esto último engloba cualquier tipo de manipulación sobre el trabajo de la víctima, entiéndase como documentos y más. Además, los jefes pueden emplear un tipo de maltrato que influye de forma directa en su contrato y sobre cualquier tipo de derecho que tenga la mujer.

Violencia obstétrica

Este tipo de violencia es aquel que influye de forma directa en el cuerpo de la víctima. Consiste, básicamente, en que el agresor se apropie del cuerpo de la mujer y lo utilice a su antojo para diversas situaciones, bien sea para procesos reproductivos o para crear un sistema en donde la sexualidad de la víctima se vea comprometida. A la larga, este tipo de violencia trae consigo consecuencias graves de tolerancia, respeto y deshumanización.

Violencia mediática

Por medio de este tipo de violencia, el cual se produce por medios masivos de información,  se busca denigrar a la mujer e incentivar a su maltrato en niveles que pueden ir desde lo más leve hasta lo más grave, como la pornografía (incluyendo la infantil) y las violaciones sexuales. Con esto se busca que las víctimas, generalizándolo, se vuelvan vulnerables ante tales situaciones.

Violencia institucional

Y por último, tenemos la violencia institucional, la cual es aquella que consiste en que cualquiera de las autoridades competentes, hagan caso omiso en temas que hagan daño a la mujer.

Esto les hace igual de responsables que todos los demás, siendo incluso categorizados como agresores a ellos también, por emitirlos. Lo ideal es que el Estado se vea en la obligación de proteger a las mujeres de todos estos tipos de maltrato y violencia, con el fin de que disminuyan y/o desaparezcan.

tags:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies