Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de vacunas

La vacuna se define como una preparación biológica, la cual proporciona un cierto nivel de inmunidad adquirida activa ante una determinada enfermedad. Las vacunas normalmente tienen un agente que se asemeja a un microorganismo causante de enfermedad, por lo que a menudo se hacen por medio de formas debilitadas o muertas del microbio.

Varios estudios realizados por expertos, han traído como resultado la creación de varios tipos de vacunas, las cuales ayudan a combatir ciertas enfermedades como el VPH, influenza, varicela, entre otras más.

Para la creación de cada una de estas, es necesario un tipo vacuna que se adapte también al sistema inmunitario de cada persona, y es por ello que tenemos algunas vacunas como las vivas atenuadas, inactivadas, subunidades, con toxoides, combinadas, de ADN y de vectores recombinantes.

Tipos de vacunas

Vacunas atenuadas

Contiene una versión de microbios vivos. Anteriormente, estos pasan por algunos procesos dentro de un laboratorio, con la finalidad de debilitarlos y evitar que puedan causar algún tipo de enfermedades. Puesto que esta vacuna se asemeja a una infección natural, son de gran ayuda en el sistema inmunitario, debido a que provocan respuestas celulares y de anticuerpos fuertes.

En ciertos casos, las vacunas vivas atenuadas pueden ofrecer inmunidad de por vida con tan solo aplicar sobre el paciente una o dos dosis. A pesar de estas ventajas, también pueden existir algunas contras. Debido a que se tratan de organismos vivos que se utilizan en la vacuna, estos pueden llegar a adoptar una forma virulenta, causando enfermedades.

Por otro lado, no todas las personas tienen el mismo metabolismo, lo que implica que algunas no son aptas para recibir este tipo de vacunas vivas atenuadas de la manera segura. Esto implica que personas con sistemas inmunitarios debilitados, no pueden soportar estas vacunas.

Vacunas inactivadas

Este tipo de vacuna se produce con la finalidad de matar todos aquellos microbios que provocan enfermedades a través de la radiación, calor o químicos. Suelen ser mucho más estables y seguras que las vacunas vivas, debido a que son microbios muertos. Por lo tanto, estos no pueden mutar a un estado en que causan enfermedades ene l paciente.

Una de las ventajas de las vacunas inactivas, es que no requieren de refrigeración, razón por la cual se pueden trasladar en sistemas de transporte comunes, lo cual las hace mucho más accesibles para las personas, en especial las que habitan en un país en vías de desarrollo.

Una de sus ventajas, es que estimulan una respuesta más débil del sistema inmunitario, por lo que es necesario aplicar varias dosis o vacunas de refuerzo para mantener la inmunidad de una persona.

Vacunas de subunidades

Incluyen solo los aquellos antígenos que mejor estimulan el sistema inmunitario, por lo que no se utiliza un microbio completo. En ciertos casos, estas vacunas suelen utilizar epítopos, siendo estas porciones determinantes del antígeno de los anticuerpos o las células “T”.

Estas vacunas pueden llegar a contener de uno a más de veinte antígenos, teniendo en cuenta que siempre se identifican para poder utiliza los que mejor estimulan al sistema inmunitario, lo cual es una tarea que puede llegar a demorar prolongado tiempo.

Vacuna con toxoides

Son de gran utilidad cuando se presentan bacterias que generan toxinas o sustancias químicas nocivas. Normalmente se emplea cuando una toxina bacteriana es la causa principal de la enfermedad.

Los científicos lograron determinar que se pueden inactivar las toxinas al tratarlas con formalina; una solución de formaldehído y agua esterilizada.

Vacunas combinadas

En caso de que la bacteria presente un recubrimiento exterior de moléculas de azúcar, siendo el caso de muchas bacterias dañas, se requiere de una vacuna combinada para poder combatirla.  Las capas de polisacáridos se encargan de ocultar los antígenos de las bacterias, logrado que el sistema inmunitario de bebés y niños no los detecte ni reaccione contra ellos.

Vacunas de ADN

Cuando los genes de un microbio son analizados, los científicos proceden a tratar de crear una vacuna de ADN, la cual servirá como método para combatirlo. Sin embargo, este tipo de vacunas aún se encuentra en una etapa experimental, aunque sus resultados han sido bastante prometedores.

Las vacunas de ADN pueden llevar la inmunización un nuevo nivel tecnológico, ya que atacan directamente el material genético del microbio y en lugar de hacerlo con todo el organismo.

Vacunas de vectores recombinantes

Al igual que la anterior, son vacunas experimentales, las cuales se usan virus o bacterias atenuadas para introducir ADN microbiano en las células del cuerpo. La razón por la que adquiere el nombre de “Vector”, se debe a que hace referencia al virus o bacteria que se utiliza como portador.

Dentro de la naturaleza, los virus inyectan el material genético en las células luego de adherirse a ellas. Aprovechando dicha situación, los científicos descubrieron la manera de aislar los genomas grandes de ciertos virus inofensivo o atenuados, para luego insertar porciones material genético de otros microbios en ellos.

tags:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies