Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de uso de suelo

El suelo es una parte superficial de la tierra, que cuenta con una actividad biológica alta. Sin embargo, no todos los suelos son iguales, debido a que estos pueden llegar a ser bastante complejos y diversos, debido a que existen en ellos grandes cantidades de procesos biológicos, físicos y químicos, factores que dependerán también de la zona geográfica o el clima.

Tipos de uso de suelos

Por esta razón, si hablamos de los tipos de uso de suelo, podemos decir que se emplean para ciertas actividades en donde todas ellas tienen que ver con la agricultura.

Para poder asegurar los mejores resultados, es necesario conocer los tipos de suelos y sus características, para poder determinar así el uso que se les puede dar para la siembra de algunos cultivos. Entre ellos, tenemos los siguientes:

Aridisoles

Son suelos que se encuentran en aquellas regiones que presentan un clima árido o semiárido. Por dichas razones, las tierras absorben pocas cantidades de agua de lluvia, lo cual hace que sean secas. Sin embargo, esto ocasiona que los nutrientes químicos se presenten en abundancia.

Adicionalmente, son tipos de suelos en donde la concentración de materia orgánica es poca, trayendo como consecuencia una fertilidad baja.

Inceptisoles

Son suelos que presentan bajas temperaturas, aunque se pueden desarrollar en climas húmedos, bien sean fríos o cálidos. Por otro lado, suelen presentar un alto contenido de materia orgánica, aunque es un tipo de suelo que no cuenta con características muy definidas.

Estos suelos predominan mayormente en la cordillera de los Andes, y se caracterizan también por tener una baja tasa de descomposición de la materia orgánica, lo cual es posible debido a las bajas temperaturas.

Alfisoles

Son de los más fértiles y abundantes en todo el planeta. Se encuentran constituidos por la acumulación de arcilla y cuentan con una fertilidad natural, la cual puede ser moderada o alta.

Estos suelos normalmente los podemos ver en regiones húmedas, razón por la cual se encuentran siempre húmedos en la mayor parte del año. Poseen un porcentaje de saturación de bases superior al 35%.

Entisoles

Se caracterizan por ser suelos jóvenes, debido a que son enterrados por los aluviones antes de que puedan llegar a la madurez. Además de ello, no cuentan con horizontes genéticos naturales o incipientes.

La desventaja de este tipo de suelo, es que suelen ser muy pobres en materia orgánica, aunque pueden responder a abonos nitrogenados. Normalmente se generan desde sedimentos no consolidados.

Oxisoles

Cuentan con el más avanzado desarrollo de horizontes en las regiones intertropicales. Debido a dichas condiciones, son suelos que cuentan con la ventaja de ser ricos en sesquióxidos de hierro y aluminio, teniendo en cuenta de que también presentan una proporción de arcillas 1:1.

Cuando el suelo oxisoles se forma, normalmente lo hace sobre antiguos suelos de trópicos húmedos. Otro dato curioso, es que se son suelos muy meteorizados, razón por la cual cuentan con una fertilidad escasa.

Molisoles

Tiene un excelente desarrollo de horizontes, y cuenta con una capa superficial que es profunda y cuenta con gran concentración de materia orgánica y nutrientes. Por dichas razones, es un suelo que posee alta fertilidad, llegando al punto de ser considerados como los suelos agrícolas más productivos de todo el mundo.

Ultisoles

Son suelos de color pardo rojizo oscuro, que presentan una vegetación arbórea, y son suelos con un horizonte argólico de poco espesor. Cuentan con un porcentaje de saturación de bases que es inferior al 35%.

Espodosoles

Se forman a partir de materiales parentales que se encuentran asociados a cenizas volcánicas y materiales arenosos. Normalmente presenta una vegetación arbórea y tienen una baja capacidad de intercambio catiónica, además de bajo porcentaje de saturación de bases.

La fertilidad en los suelos espodosoles es muy baja. Adicionalmente, cuenta también con una baja saturación de: cationes, concentración estructural en superficie y aportes de nutrientes a partir de la materia orgánica.

Vertisoles

Tienen un alto contenido de arcilla, por lo que se forman extensas grietas durante las épocas de sequía. Sin embargo, logran sellarse cuando llueve, debido a que la arcilla se contrae hasta cercarse. Estas tierras cuentan con buena fertilidad y son muy buenas para el pastoreo.

Los suelos vertisoles permiten el desarrollo de algunos cultivos como el arroz, trigo, algodón y granos, siendo este último el tipo de cultivo más adecuado.

Histosoles

Debido a la disposición fluvial durante largos periodos, los suelos histosoles tienen una alta concentración de materia orgánica, además de que presentan un característico grosor.

El histosoles tienen una gran importancia a nivel ecológico, debido a que almacenan grandes cantidades de carbono orgánico. Pero si saltamos al área del cultivo, podría no ser muy apropiado para dicha actividad, ya que retiene el agua por mucho tiempo.

Además de ser suelos que en su mayoría son ácidos, tienen pocos nutrientes minerales, siendo necesario emplear algunas técnicas agrícolas como la aplicación de fertilizantes.

tags:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies