Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de temperamento

Cada ser humano cuenta con una personalidad distinta. En parte, esto también se debe al temperamento, una intensidad individual de los afectos psiquicos, además de la estructura dominante del humor y motivación.

Tipos de temperamento

Desde la antigüedad, algunos médicos griegos como Hipócrates y Galeno, hacían mención de la existencia de cuatro tipos de temperamentos, los cuales eran considerados como una emanación del alma que se producía por medio de la interrelación de los diferentes humores del cuerpo.

Teoría de los cuatro humores

Hipócrates fue una de las primeras personas en desarrollar la llamada teoría de los cuatro humores. Posteriormente, esta dio paso a la de los temperamentos, en donde este médico griego le daba gran importancia a la creencia de que todo lo que existe en el mundo se componía de algunos elementos combinados entre si.

Gracias a esta manera de pensar, Hipócrates llego a la conclusión de que el cuerpo está formado por cuatro sustancias básicas, a las cuales también se les conoce con el nombre de humores.

En la teoría de los cuatro humores, se le dio a cada uno de ellos un elemento natural único que los distinguía:

  • Sangre era el elemento que se asocia con el aire
  • El elemento de Flema es el agua
  • Bilis amarilla corresponde al elemento fuego
  • Bilis negra se asocia con la tierra

Teoría de los temperamentos básicos

Luego de ser formulada la teoría de los humores, el médico Galeno utilizó dicha idea para llegar también a la conclusión de que todo se encontraba constituido por la mezcla de cuatro elementos, en donde cada uno de ellos corresponde a uno de los humores del cuerpo humano.

Dependiendo de los niveles de humores que estaba presentes en el cuerpo humano, se podía definir los estilos de personalidad y el temperamento de la persona, pudiéndose de esta manera determinar el comportamiento de la misma, así como también la manera en que expresa sus emociones.

Galeno, llegó a la conclusión de que existían cuatro tipos de temperamento básicos, a los cuales denominó de la siguiente manera:

Temperamento sanguíneo

Las personas que tienen un temperamento sanguíneo tienen su elemento asociado al aire, y se caracterizan por tener una actitud alegre y optimista. Siempre les agrada la idea de estar en compañía de otros.

Al momento de tratar con otras personas, la que cuenta con un temperamento sanguíneo siempre muestra una gran calidez. Más que el simple hecho de las conclusiones que se puedan sacar por medio de un análisis racional, el modo de actuar de las personas con este temperamento está más ligadas a los sentimientos.

Si hay un aspecto negativo, es la falta de comportamiento disciplinado. ¿Qué quiere decir esto? Las personas con temperamento sanguíneo, pocas veces tienen un buen comportamiento, debido a que solo se guían por la búsqueda del placer inmediato. Esto también las lleva a dejar cosas sin terminar.

Temperamento flemático

La racionalidad es el elemento principal que define a este temperamento, en donde normalmente se muestra un comportamiento sereno y tranquilo. Todos estos factores, son utilizados por la persona como una manera de lograr acercarse a sus metas.

Las personas con temperamento flemático son mucho más meticulosas con las cosas que hacen, inclusive, valor la exactitud al momento de ponerse a pensar. Debido a que poseen una actitud bastante serena, rara vez se suelen enfadar, debido a que no muestran sus emociones demasiado, llegando incluso al punto de parecer frías, aunque no lo sean.

La timidez es otro de los elementos que definen a este temperamento. Una persona flemática evitará a toda costa ser el centro de atención o sostener un rol de liderazgo, por lo que no intentará destacar o conversar mucho si se encuentra rodeado por otros.

Siguiendo a la teoría de los cuatro temperamentos, el flemático se encuentra asociado al elemento agua.

Temperamento colérico

Este temperamento se encuentra definido por la proactividad e independencia que puede llegar a tener una persona, la cual se caracteriza también por presentar una gran energía. Además de ello, siempre mostrarán el interés por mantenerse ocupados, bien sea por actividades o proyectos.

Las personas con temperamento colérico siempre estarán dispuestas a defender sus opiniones o posturas de las diferentes situaciones que viven. Por esta razón, tampoco temen al hecho de tener que entrar en confrontación con los demás, haciéndolas perfectas para un rol de liderazgo.

A pesar de todo, este temperamento suele ser un poco extremado, lo que puede traer como consecuencia el surgimiento de conflictos y hostilidades. El elemento asociado con el temperamento colérico, es el fuego.

Temperamento melancólico

Según expuso Galeno, las personas que cuentan con este temperamento suelen ser muy sensibles a nivel emocional, aunque también introvertidas, creativas e incluso perfeccionistas.

A su vez, son personas que encuentran una gran satisfacción si realizan tareas que requieren de gran compromiso y esfuerzo. Sin embargo, esa manera de pensar también los puede llevar a tener dudas al momento de iniciar un proyecto.

El humor suele ser variante, además de que se muestra una propensión a la tristeza. La tierra es el elemento apropiado para el temperamento melancólico.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies