Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de tejidos

El organismo es un sistema bastante complejo que se encuentra compuesto por gran cantidad de tejidos. Antes de hablar de los tipos de tejidos, debemos saber que es un tejido, con este término definimos a un conjunto de células que presentan un origen embrionario en común, las cuales se agrupan dependiendo de las funciones que cumplan. Además estos constituyen uno de los niveles de organización biológica, situados entre las células y los órganos.

Cabe destacar que, las células que conforman determinado tejido, disponen de una morfología y fisiología diferente y determinada, dependiendo de la función de cada tejido. Además es importante señalar que, lo que caracteriza a un tejido son los tipos de células que los conforman, ya que cada una tiene su propia función. Dentro de las funciones que pueden cumplir los diferentes tejidos, tenemos: transportar materiales, contraerse para producir movimiento, circulación, así como participar en la secreción de hormonas que regulan los procesos metabólicos.

Tipos de tejidos

A continuación describiremos, los tipos de tejidos que existen, así como las diferentes funciones que ejecutan cada uno.

Tejidos epiteliales

Este tipo de tejidos, está formado por células planas entre las que no hay casi sustancia intercelular, ni fibras. Dentro del tipo de función que cumplen estos tejidos, podemos mencionar: recepción sensorial, transporte de material a lo largo de la superficie, secreción, excreción, absorción y síntesis de distintas sustancias útiles, también cumple con otras funciones como: la de servir de barrera de protección corporal.

Además, el tejido epitelial es el que, recubre las superficies externas (piel) e internas (mucosas) del cuerpo y al mismo tiempo contiene terminaciones nerviosas sensitivas.

Tejido conectivo

A diferencia del tejido epitelial, en éste las células que lo conforman se encuentran rodeadas de abundante sustancia intercelular, así como, elementos vasculares y nerviosos. El tejido conectivo, a su vez está formado por otros tejidos, como lo son: el sanguíneo, adiposo, cartilaginoso y óseo.

Dentro de las principales funciones, con las que cumple ese tejido, podemos mencionar: las funciones mecánicas y al mismo tiempo compone las mucosas y piel, además es utilizado por los conductos excretores, vasos y nervios como vehículo. Otras de sus principales funciones, son: almacenamiento, transporte, defensa del organismo, cicatrización, así como facilita la salida de linfocitos y anticuerpos.

Tejido muscular

Se caracteriza por estar compuesto por numerosas células especializadas, las cuales reciben el nombre de fibras musculares. Este tipo de células son alargadas, cilíndricas o fusiformes y se encuentran ubicadas en bolsas tendinosas. Como este tipo de tejido, está constituido por proteínas contráctiles, tiene la capacidad de contraerse en respuesta a estímulos nerviosos. Dentro de este tipo de tejido, encontramos tres tipos adicionales, como lo son: los esqueléticos, los orgánicos y los cardíacos.

Cuando hablamos del tejido muscular esquelético, nos referimos al tejido que se mantiene unido al esqueleto y le da forma al cuerpo. Tiene como función principal la función locomotora, y responden a la voluntad del individuo. En lo que se refiere a los músculos orgánicos, estos tienen la función de regular los movimientos de distintos órganos, como el estómago e intestino. Son controlados por el sistema nervioso autónomo.

Y en cuanto a los músculos cardíacos, son los que cubren al corazón y facilitan la realización de las contracciones por parte de este, que son necesarias para que la sangre viaje fuera del órgano.

Tejido nervioso

Este tipo de tejido, está compuesto por las neuronas, las cuales no son más que las células que se encargan de conducir impulsos nerviosos. Cabe destacar que, el sistema nervioso central está compuesto por dos partes: la sustancia gris y la blanca. La primera, está formada por los vasos sanguíneos, axones y células gliales, mientras que la sustancia blanca, además de estos elementos, contiene las ramificaciones de los cuerpos neuronales. La función principal de este tejido, es la de dirigir el correcto funcionamiento de todos los órganos del cuerpo humano.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies