Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de sociedades mercantiles

La economía es uno de los factores de la sociedad que más domina el mundo. El dinero ha permitido establecer ciertas bases dentro de la sociedad, que ha logrado que exista un equilibrio entre la demanda y adquisición de productos y servicios, y la inversión de capital en el mismo. Es a partir de esta modalidad que las compañías buscan salvaguardar sus bienes, y surgen las reconocidas sociedades mercantiles. Este término se refiere a un acuerdo bajo sociedad, en el cual las partes, que serán conocidas como socios, ponen bajo garantía capital y habilidades, con el fin de llevar a cabo una meta en común dentro de ámbito económico, buscando resultados lucrativos.

A lo largo de la historia, el mundo comercial se ha modificado según las necesidades de la sociedad. Durante la época griega, autoridades públicas eran las que se dedicaban a regular todas la actividades relativas a la economía, las cuales estaban se ubicaban en centros de mercadeo especiales. De esta manera, el gobierno mantenía bajo control cada uno de los eventos. Para el momento en que los romanos estaban en su mayor auge, es cuando se establecen las legislaciones para poner en práctica el derecho mercantil. Por primera vez, la sociedad se organiza, y establece las primeras instituciones mercantiles.

Para la Edad Media, con el aumento de la población, y el número de civilizaciones que se encontraban distribuidas a los largo del mundo, fue necesario crear sociedades para salvaguardar los bienes, sobre todo en el transporte marítimo. También, en los casos de excursiones o expediciones, las partes llegaban a un acuerdo de sociedad temporaria, donde al final del evento, se dividían las ganancias en partes iguales, y la sociedad quedaba disuelta.

En el año 1807, Francia hace un gran avance en el área económica, y presenta al mundo las mayores regulaciones que permitirían que el comercio trabajara de una manera más correcta. Instauró dos nuevas instituciones: la sociedad anónima, y hace su entrada la empresa. En el caso de Inglaterra, era la Corona quien designaba la aprobación o rechazo de formación de sociedades o empresas, haciendo de esta actividad comercial algo limitante.

Con el tiempo, se modificaron algunos de los términos que se trabajan en el mundo comercial, además de agregar nuevas modalidades, permitiendo a muchos sectores ingresar a la economía. Es así como se dio paso a distintos tipos de sociedades mercantiles.

Tipos de sociedades mercantiles

Las sociedades mercantiles pueden clasificarse en dos grupos:

Según su tipo de capital

  • Capital social

En toda sociedad mercantil, al momento de formarse, existe una inversión por cada una de las partes involucradas. Es aquí donde entra en juego el término capital social, el cual se refiere a todo el aporte que realizan los socios al inicio para que la actividad a desarrollar de resultados lucrativos. La cifra del capital invertido no se modifica, solo en caso que se desee realizar a través de un estatuto y que todas las partes estén de acuerdo.

  • Capital variable

Va referido al aumento o disminución del valor de inversión de capital, teniendo en cuenta que este varía acorde a como se vaya desarrollando la sociedad a lo largo de su existencia. Para hacer modificación de este valor, no es necesario requerir de procedimientos complejos.

  • Capital contable

Este va ligado directamente a la participación de cada uno de los socios. Lo cual viene siendo el derecho que tiene cada uno sobre la sociedad formada, declarando el dominio de una manera u otra sobre los activos de la compañía. Igualmente, va referido a la inversión dentro de la asociación, con el fin de generar un activo.

Según su constitución

  • Compañía Anónima

Este tipo de sociedad mercantil, es aquella donde cada una de las partes demuestra su participación según el capital invertido dentro de la sociedad. No entra en juego ningún patrimonio, sino que se toma en cuenta el capital aportado al momento de su constitución. En el caso de que alguno de los socios pague la parte de su capital invertido, automáticamente queda desligado de la sociedad. Dentro de esta, se conforma una Junta General de Accionistas, la cual serán quienes lleven el control de la compañía, así como se encargarán de seleccionar la administración de la misma.

  • Compañía en nombre colectivo

También es conocida como sociedad colectiva. Dentro de este término se encuentra inmersa la igualdad de obligaciones, además de que las partes deben tener una actitud solidaria. En la mayoría de los casos, en el nombre de la compañía, suele figurar al menos la razón social de la misma. No suele ser la sociedad más recomendable, ya que si alguno de los socios comete algún error, todos deben asumirlo como suyo. De esta manera, por cada evento ocurrido dentro de la sociedad, todas las partes tienen la misma obligación. Para su constitución, mínimo deben existir dos miembros. Actualmente no suele utilizarse, ya que representa un riesgo para alguna de las partes.

  • Sociedades en comandita

Una de las características principales de esta sociedad es que tiene un mínimo de integrantes, que sería tres socios. Uno de estos será un socio capaz de invertir un capital, mientras que los otros dos, conocidos como comanditantes, llevarán la responsabilidad de cada una de las acciones que se llevan a cabo dentro de la compañía. Dentro de esta sociedad, se deben conformar dos juntas: una Junta General, que lleva el control de la compañía, y otra de Gestión y Administración.

  • Sociedades de responsabilidad limitada

Dentro de esta sociedad, se destaca la participación o responsabilidad de los socios acorde a su capital invertido, el cual se presenta dividido en cuotas. Cabe destacar, que la inversión no puede ser con acciones o títulos negociables. En comparación con otras sociedades, esta también tiene un detalle peculiar, la cual se destaca por no ser fácilmente transmisible por ninguna de las partes. La denominación en las compañías va bajo las siglas S.R.L. En cuanto a la administración, esta será llevada por una o más socios, mediante un acta constitutiva, donde se determinarán las responsabilidades.

Firma Personal

Este tipo de sociedad es individual, ya que dentro de esta no existen como tal asociados, sino que se forma a partir de una persona que será la titular y responsable de cada una de las actividades de su compañía. El nombre de la misma debe hacer referencia a que se trata de algo individual, y que no existe ningún tipo de sociedad con otros integrantes. El solicitante debe otorgar sus datos personales, desde nombre completo, documento de identificación, hasta su estado civil actual. Anexo a esto, debe incluirse el nombre de la compañía, así como su objeto de creación, dónde se encontrará ubicado y el monto o valor de inversión inicial.

Cooperativa

En el caso de esta sociedad mercantil, se destaca porque los socios integrantes de la compañía, son los mismos inversores y quienes operan cada una de las actividades que mantienen a la misma en funcionamiento. Mínimo, debe estar constituida por cinco integrantes. Una de sus ventajas, es que los costos de operación se reducen en un gran nivel.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies