Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de salsas

A pesar de que hoy en día, el mercado está invadido de infinidad de alternativas en lo que a salsas se refiere. Sin embargo, conociendo las recetas de los diferentes tipos de salsas, podemos hacerlas desde la comodidad de nuestras casas. Incluso esto las hace más saludables, porque contienen menos preservantes.

Como ya lo mencionamos, existen diferentes tipos de salsas, para acompañar nuestra comida. A continuación, describiremos los tipos más comunes, de una forma sencilla, detallada, y breve.

Mayonesa

Este tipo de salsa, fue creada en Mahón, durante el siglo XVIII, y se propagó por todo el mundo. Para la elaboración de este tipo de salsa, hacen falta ingredientes como: 1 huevo grande; 200 ml de aceite de girasol; 1 c.s. de vinagre; sal, aceitunas, cebollín picado, alcaparra, mostaza, perejil, pimentón. Cabe destacar que, se debe colocar en la licuadora o en la batidora, el vinagre, la sal y el aceite, luego comenzar a batir hasta que comience a emulsionar. Además se debe, mover de abajo hacia arriba hasta emulsionar del todo.

Es importante señalar que, este tipo de salsa es utilizada principalmente en la ensaladilla rusa,  para acompañar espárragos, verduras, pescados blancos cocidos y langostinos.

Salsa de tomate

Muchos señalan que esta salsa es originaria de Italia. Dentro de sus principales ingredientes, tenemos: 1 kg de tomates maduros; 2 cebolletas; 4 c.s. de aceite de oliva; sal; azúcar; y pimienta. Cabe destacar que, dependiendo del lugar donde se elabore, existen variaciones de esta, por lo que se le puede añadir: hierbas y especias, como albahaca, cilantro, tomillo, romero, salvia, cominos, guindilla o chiles. También se le pueden agregar: pimientos, zanahorias, ajos, calabacines o berenjenas.

Para su elaboración, es necesario: hacer una cruz en la base del tomate, con la punta de un cuchillo y escaldarlos por 15 minutos aproximadamente. Luego de esto, deben ser pasados por agua helada para detener la cocción. Después de este paso y una vez pelados, deben ser cortados y limpiados, retirándoles las semillas.

La cebolleta ya debe estar previamente, pelada, lavada y cortada, para luego colocarla en un caldero con aceite caliente para sofreírla durante 5 minutos, con un poco de sal, posteriormente se debe añadir el tomate picado, junto con un poco más de sal y azúcar. Cocinar durante 40 minutos a fuego mínimo, para que se seque el exceso de líquido.

Esta salsa, es la base de muchas otras como: amalfitana, barbacoa, de beicon con queso, boloñesa, brava, de chorizo, de jerez y aceitunas y de tinta de calamar. Además resulta imprescindible en platos como pastas y pizzas.

Alioli

Esta salsa es de origen romano, incluso es la más conocida del mediterráneo español. Este tipo de salsa, es imprescindible para acompañar el arroz a banda, arroz fideuá, entre muchos otros platos. Dentro de sus principales ingredientes tenemos: 2 dientes de ajo; 150 ml de aceite de oliva; sal.

Para su elaboración, se deben pelar primero los ajos, cortarlos por la mitad, echarlos en un mortero con un poco de sal y triturar hasta obtener una pasta fina. Luego se debe añadir el aceite, gota a gota, y mover sin parar con movimientos circulares, manteniendo el mismo sentido, hasta lograr una salsa espesa y compacta.

Bechamel o salsa blanca

El nombre de este tipo de salsa, se debe a Louis Béchameil. Es ideal para cubrir canelones y lasaña, gratinar cardos, para las croquetas. De esta se derivan otras salsas como la Aurora, Mornay y Soubise. En el caso de las personas alérgicas a la lactosa, se puede utilizar leche de soja. Dentro de sus principales ingredientes tenemos: 1 l de leche; 40 g de mantequilla; 40 ml de aceite de oliva; 80 g de harina; ½ c.c. de nuez moscada rallada; sal.

Para su preparación, es necesario calentar la leche en un cazo. Y al mismo tiempo, en una sartén grande, se debe tostar la harina con la mantequilla y el aceite hasta obtener una crema clara y fina, una vez obtenida esta mezcla, se debe añadir, poco a poco, la leche caliente, removiendo sin cesar con una cuchara de madera. Posteriormente, se debe incorporar la sal y la nuez moscada y volver a poner al fuego sin parar de remover durante 10 min, hasta obtener la textura deseada.

Holandesa

Este tipo de salsa, es como una especie de mayonesa, la cual sirve de base para otras salsas como la Maltesa, Noisette, Rachel y Dijon, Es ideal para acompañar unos huevos Benedictine, pescados blandos, mariscos y verduras cocidas. Dentro de sus ingredientes principales, tenemos: 300 g de mantequilla; 3 yemas de huevo; el zumo de ½ limón; sal; y pimienta blanca.

Para su elaboración, se debe colocar la mantequilla en un cuenco en baño maría en una cazuela con agua a fuego bajo. Una vez que esta se haya derretido, se debe eliminar la capa superior, y posteriormente pasarla por un colador de tela. A parte en un bol se colocan las yemas y se le añade una cucharada sopera (c.s) de agua y se bate con varillas un minuto. Luego se debe colocar el bol en una cazuela con agua a fuego bajo y batir hasta espumar y doblar su volumen.

Posteriormente se le añade la mantequilla clarificada sin cesar de batir con varillas. Rociar con el zumo de limón, salpimentar y batir 1 minuto más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies