Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de resistencias eléctricas

Es importante señalar que, las resistencias eléctricas tienen como objetivo principal, generar una caída de tensión, la cual resulta proporcional a la corriente que la atraviesa. Este suceso, es explicado mediante la ley de Ohm.

Tipos de resistencias eléctricas

Cabe destacar que, las resistencias, se encuentran ubicadas dentro del grupo de componentes pasivos, los cuales pertenecen a los componentes electrónicos. Hay muchos factores que condicionan el funcionamiento de las resistencias, y estos son: tiempo, temperatura, corriente y tensión. Seguidamente describiremos los tipos de resistencias eléctricas, que conocemos.

Resistencias de hilo bobinado

Este tipo de resistencia, es uno de los primeros que se fabricó. Cabe destacar que, cuando se requieren potencias algo elevadas de disipación, se hace uso de este tipo de resistencias, por lo que aún se siguen fabricando. Se caracterizan por poseer un hilo conductor bobinado, el cual tiene forma de hélice o espiral (a modo de rosca de tornillo) sobre un sustrato cerámico.

Resistencias de carbón prensado

Es importante señalar que, se caracterizan por estar constituida en su mayor parte por grafito en polvo, el cual es prensado con la finalidad de formar un tubo. Además en un principio, la conexión se implementaba, a través de un hilo enrollado en los extremos del tubo de grafito, posteriormente el sistema cambió para mejor, a través de la incorporación de un tubo hueco cerámico en el que se prensaba el grafito en el interior y se disponían unas bornas a presión con patillas de conexión.

Este tipo de resistencias, resultan muy inestables con la temperatura, además es importante señalar que su valor óhmico puede variar con tan sólo, realizar la soldadura, debido a que el elemento ese sometido a elevadas temperaturas.

Resistencias de película de carbón

Es importante señalar que, este tipo de resistencia es de las más utilizadas en la actualidad. En cuanto a los niveles de potencia que incluye, esta puede alcanzar hasta los 2 watios. En este tipo de resistencia, para el sustrato, se hace uso de un tubo cerámico en el que se deposita una película de carbón. Cuando se desea elaborar una resistencia más elevada, se debe realizar una hendidura hasta el sustrato en forma de espiral, logrando incrementar la longitud del camino eléctrico, aumentando al mismo tiempo la longitud del elemento resistivo.

Resistencias de película de óxido metálico

Este tipo de resistencias, resultan bastante similares a las de película de carbón, sobre todo en lo que respecta a su modo de fabricación, pero si nos referimos al aspecto eléctrico, estas son más parecidas a las de película metálica. Su fabricación es igual a las resistencias de película de carbón, solo que se sustituye el carbón por una fina capa de óxido metálico (estaño o latón).

Se caracterizan, por ser más caras que las de película metálica, y no son tan comunes, como estas. Su principal uso, está relacionado con el medio militar o en los campos donde se requiera gran fiabilidad, esto debido a que la capa de óxido es muy resistente a daños mecánicos y a la corrosión en ambientes húmedos.

Resistencias de película metálica

Cabe destacar que, este tipo de resistencia, es la que mayormente se fabrica en la actualidad y además cuenta unas características de ruido y estabilidad mejoradas en relación con el resto de las resistencias. En cuanto a su coeficiente de temperatura, este es bastante pequeño, se ubica por el orden de 50 ppm/°C (partes por millón y grado Centígrado).

Este tipo de resistencias, también se destacan por que tienen la capacidad de soportar mejor el paso del tiempo, manteniendo su valor en ohmios durante un mayor período de tiempo. En cuanto a la potencia con la que son fabricadas, esta es de hasta 2 watios, con tolerancias del 1% como tipo estándar.

Resistencias de metal vidriado

Este tipo de resistencias, resultan muy similares a las definidas en el párrafo anterior, solo que la película metálica, es sustituida por otra compuesta por vidrio con polvo metálico. Es importante señalar que, la característica principal de este tipo de resistencias, es su mejor comportamiento ante sobrecargas de corriente, debido a que este tipo es capaz de soportarlas mejor por su inercia térmica que le confiere el vidrio que contiene su composición. Sin embargo, dispone de un coeficiente térmico peor, del orden de 150 a 250 ppm/°C.

 

Este tipo de resistencias, se encuentran encapsuladas en chips tipo DIL (dual in line) o SIL (single in line) y alcanzan potencias de hasta 3 watios.

Resistencias dependientes de la temperatura

Cabe destacar que, a pesar de que todas las resistencias, bien sea en mayor o menor grado, dependen de la temperatura, sin embargo, existen unos dispositivos determinados, los cuales son fabricados especialmente para ello, de tal manera que su valor en ohmios dependa principalmente de la temperatura. Este tipo de dispositivos, reciben el nombre de termistores y además, poseen unos coeficientes de temperatura muy elevados, ya sean positivos o negativos.

Es importante señalar que, los coeficientes negativos, significan que a medida que sube la temperatura la resistencia del elemento disminuye. Mientras que en el caso de los coeficientes positivos, ocurre lo contrario, es decir, estos a medida que sube la temperatura, se incrementan su resistencia. Como ejemplo de los elementos que experimentan este tipo de resistencia, tenemos el silicio, el cual posee un coeficiente de temperatura negativo.

En el caso de los dispositivos con coeficiente negativo, estos reciben el nombre de NTC, mientras que los que cuentan con un coeficiente positivo, se les denomina PTC.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies