Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de quemadores

Lo que se conoce comos los quemadores industriales, no son más que ciertos equipos que se utilizan para realizar el proceso de combustión. Esto nos quiere decir que se encargan de lograr cualquier mezcla íntima del combustible junto con el aire, y proporcionar la energía necesaria para la activación.

Estos quemadores son exclusivos para los combustibles líquidos y gaseosos, ya que cuando se trata de ciertos combustibles sólidos, estos se quemas sobre una parilla, o contrario a este proceso, requieren de ciertos tratamientos previos del combustible, que luego se unen con ciertos quemadores cuyos diseños suelen ser especiales.

La forma correcta de clasificar los quemadores, es tomando en cuenta la forma en la cual toman todo el aire de combustión. De esta forma, se pueden diferenciar dos tipos de quemadores: los atmosféricos y los mecánicos. Además, existen diseños que se diferencian gracias a su potencia. Más adelante hablaremos sobre cada uno de ellos.

Si bien en décadas anteriores esto era más similar a una caldera que otra cosa, con el paso del tiempo la parte de la industrialización ha ido en aumento, lo cual ha dado como resultado que estos quemadores industriales hagan uso de ciertos sistemas digitales que ayudan a controlar cualquier información importante y necesaria sobre las principales variables que condicionan la combustión. Además, del mismo modo, ayudan a controlar el proceso de evaluación de cualquiera de los diversos parámetros que se estén utilizando.

Por otro lado, estos quemadores también suelen contener diversos sistemas que ayudan a controlar la velocidad en la cual trabajan, con lo cual logran controlar la soplante con el fin de adaptarla a una demanda que se acerque a la realidad. Todo este proceso de control se puede realizar de forma continua o por medio de etapas.

Siempre que este control pueda adaptarse fácilmente a lo que es la demanda real, ayuda a generar un proceso de ahorro que resulta importante para cada empresa, y no sólo en el combustible, sino también en la energía eléctrica.

Tipos de quemadores

Tipos de quemadores

Para conocer un poco más sobre estos quemadores, a continuación les hablamos sobre los tipos de quemadores que existen actualmente y sus características:

Quemadores atmosféricos

Los quemadores atmosféricos son aquellos que se caracterizan por utilizarse únicamente con combustibles gaseosos. El modo de funcionamiento es bastante sencillo de explicar, y es que la parte necesaria del aire que se necesita para la combustión, debe ser introducido en el quemador a través del chorro de gas que debe salir por un inyector. Luego, el aire que resta, debe obtenerse a través de la difusión el aire del ambiente que se encuentra alrededor de toda la llama.

Por lo general, estos son quemadores que se caracterizan por contar con combustibles que cuentan con altos niveles de exceso de aire, además de que ofrecer una ventaja impresionante debido a que su costo no es tan alto en comparación con otros quemadores. Por otro lado, también cuentan con cierta simplicidad en su uso que ofrece beneficios.

Lo que se denomina como la energía de activación, es aquella que se logra por medio de una llama piloto, la cual debe estar encendida en todo momento, bien sea por encendidos automáticos u otros medios. Por otro lado, el gas se regula gracias a la variación de la presión que se encuentra en el inyector, lo cual permite que el quemador sea modulante de forma muy sencilla.

El aire se regula gracias a diversas formas, como por ejemplo, variando la sección por la cual va entrando el aire, o por el deslizamiento de lo que se llama la boquilla del inyector.

Lo que por lo general se aplica es que la válvula del gas se mantenga fija en una misma posición en la entrada del aire.

Quemadores atmosféricos

Quemadores mecánicos

Los quemadores mecánicos, también conocidos como quemadores de sobrepresión, se caracterizan por introducir todo el aire de combustión a través de un ventilador. En lo que se refiere al gas, el combustible suele ser introducido a través de inyectores que aprovechan la presión de suministro.

Por otro lado, en lo que se refiere al combustible en estado líquido, se deben utilizar algunos sistemas que permitan su pulverización, de manera que se vayan creando ciertas microgotas de combustible que logren facilitar la combinación de las mismas con el aire.

Por lo general, estos quemadores varían en cuanto a la potencia, ya que pueden ir desde los más leves hasta la más alta potencia.

En lo que se refiere a la combustión, la misma puede ir ajustándose de diversas maneras, bien sea sobre la cantidad de aire que se va a impulsar y sobre cualquiera de los elementos que produzcan la mezcla. Esto genera que el rendimiento de combustión sea bastante alto.

Estos quemadores, a su vez, se pueden dividir en tres tipos, según sea el número de escalones de potencia que logren producir. Estos son los siguientes:

  1. Quemadores de una marcha: estos son aquellos que, así como su nombre nos lo indica, funcionan con una sola potencia, aquella a la que han sido regulados desde el comienzo. Se caracterizan por contar con una potencia pequeña.
  2. Quemadores de varias marchas: a diferencia del anterior, estos son quemadores que cuentan con dos o más escalones de potencia, lo que quiere decir que funcionan produciendo diversas potencias. Se caracterizan por contar con rendimientos de potencia muy altos.
  3. Quemadores modulantes: y por último, tenemos los quemadores modulantes, los cuales son aquellos que se caracterizan por ajustarse en todo momento a la estrecha relación que existe entre el aire y el combustible, lo cual permite que estos vayan funcionan a altas potencias.

Quemadores de potencia variable

Y por último, tenemos los quemadores de potencia variable, dentro de los cuales encontramos los siguientes:

Quemador de etapas

Este es el aquel quemador que se caracteriza por lograr hacer llamas de diversos tamaños, lo cual permite que el combustible pueda ser pasado por diferentes cantidades.

Por lo general, el que es habitualmente utilizado por su sencillez es aquel que cuenta con tres etapas, en donde se produce una llama a la mitad que produce condiciones de potencia en la primera etapa. Por otro lado, está otro que cuenta con unas dos etapas más.

Quemador modulante

De este hablamos brevemente con anterioridad, pero en esta ocasión explicaremos que este suele ser el quemador al cual se recurre siempre que se necesita un poco más de variación en comparación al quemador de etapas.

Este es aquel que sirve tanto para combustibles líquidos, como para combustibles gaseosos, y cuenta con este nombre ya que es aquel que permite modular la potencia de la llama a través de un sistema electrónico. Esto permite que se regule según las necesidades de calor con las que cuente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies