Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de personas

Para poder saber acerca de las persona y el modo en el cual se clasifican principalmente, es necesario aclarar que para poder realizar esto es necesaria la ayuda de la psicología diferencial, la cual es aquella que ayuda a diferenciar las características individuales de cada quien. Esta es una de las ramas más famosas y populares de la psicología, en la cual muchos profesionales se han visto en la tarea de estudiar a fondo.

Además de buscar diferenciar las conductas psicológicas de cada individuo, también busca estudiar la forma en la que estas mismas actitudes se manejan en entornos en donde se consiguen otras características que no tienen que ver con el campo psicológico para conocer la forma en la cual se relacionan los individuos.

Para explicarlo de otra forma, gracias a la psicología diferencial, podemos distinguir los diferentes tipos de personas que existen, gracias a sus conductas y características físicas.

Tipos de personas

Con el pasar del tiempo, los mejores psicólogos y profesionales en estudiar el comportamiento humano se han visto envueltos en la tarea de crear distintos criterios mediante los cuales podrán crear los tipos de personas que existen, basándose en estudios minuciosos, análisis, encuestas y actividades que ayuden a diferenciar cada uno de los modelos específicos de los individuos.

Nos hemos dado la tarea de investigar el tema, tratando de no perder nada de vista y buscando mostrarles una información breve pero completa para que comprendan las diversas dimensiones de la personalidad que más se observan actualmente. Es importante resaltar que cada uno de los tipos de personas que observaremos más abajo, se pueden encontrar dentro de cada uno de nosotros en diversas cantidades, en donde destaca el tipo más fuerte. Una persona no puede limitarse a tan sólo una personalidad, por lo que hay que estudiar cada caso dependiendo de la situación.

Personas extrovertidas

Las personas extrovertidas son aquellas que se caracterizan por contar con una necesidad constante de interacción con las personas y su entorno. Esto lo que nos quiere decir, es que todas las personas extrovertidas son aquellas que buscan compañía porque las disfrutan, debido a que cualquier tipo de diálogo, incluso si la forma oral no está incluida, es valiosa para ellas y generan una fuente de estímulos para las mismas.

Son personas catalogadas como activas, simpáticas e inquietas, debido a que tienden a estar en movimiento en todo momento, sin poder permanecer en un solo sitio por mucho tiempo. Tienen muchos amigos y siempre tratan de tener más, de modo que no se sienten inseguros ni solos en ningún momento.

Personas introvertidas

A diferencia de las anteriores, las personas introvertidas son aquellas que suelen ser confundidas con personas tímidas, a pesar de que no son técnicamente catalogadas como tal, ya que la timidez no es precisamente su característica principal. Aquello que describe a la perfección a este tipo de personas, es el hecho de que las mismas no necesitan de ningún estímulo constante para sentirse bien, menos si son de factores externos como otras personas. Cuando esto ocurre, en vez de sentir alegría, los introvertidos sienten incomodidad y molestia.

Estas son aquellas personas que viven siempre en su mente, imaginando situaciones, soñando despiertos y manteniendo vivos diversos recuerdos, incluyendo dentro de esta definición cualquier otro tipo de proceso mental que no necesite de ningún tipo de movimiento físico. Mientras más tiempo se encuentren solos, más tranquilos estarán.

Personas estables emocionalmente

Las personas que cuentan con una estabilidad emocional son aquellas que no dejan que situaciones de tristeza, molestia, decepciones o cualquier emoción negativa le afecte de forma directa. Es decir, cuentan con una capacidad maravillosa para soportar momentos difíciles y llenos de estrés, sin necesidad de estas situaciones generen un impacto de cualquier tipo sobre sus emociones, por lo que su modo de pensar, sentir y actuar sigue siendo el mismo.

Son personas que controlan su temperamento, sus temores, molestias y tristezas, por lo que se catalogan como estables de forma emocional. Sin embargo, en algunas ocasiones se les suele confundir con personas alegres, a pesar de que puede que no sean felices n lo absoluto.

Es importante no confundir la alegría con la estabilidad emocional, ya que en algunas ocasiones son personas con un tipo de carácter emocional muy neutro.

Personas rebeldes

Las personas rebeldes son aquellas que, así como nos lo indica su nombre, se mantienen en contra de algunas situaciones en donde la mayoría de las personas estaría de acuerdo. No se trata de que sean individuos con mal carácter, más bien son aquellas que se muestran receptivas a diversos modos de pensar, tratando de aplicar su pensamiento en todo momento, explicando su punto hasta llegar al punto de sonar chocantes y odiosas, pero también innovadoras y fuertes, buscando demostrar que sus ideas pueden ser innovadoras y diferentes. Sin embargo, muestran el mínimo de respeto hacia las autoridades, trabajando bajo sus propias reglas en todo momento.

Tienden a ser personas difíciles de controlar, pero cuya determinación es digna de admirar.

Personas conservadoras

Las personas conservadoras son aquellas que son completamente opuestas a las anteriores, siendo catalogada como la antítesis de las personas rebeldes. Por lo general, son educadas, respetuosas y siguen sus costumbres al pie de la letra, guiándose bajo leyes no escritas que han sido creadas por los demás.

Son personas que no gustan de la innovación ya que están acostumbradas a seguir un mismo patrón, en donde todo es igual y se sienten seguros con lo que han practicado durante mucho tiempo.

Personas ciclotímicas

El término ciclotimia hace referencia a toda esa afectividad extrema y a la sensibilidad general, por lo que las personas ciclotímicas son aquellas que se muestran afectivas en todo momento con aquellas que mantienen en su entorno.

Además, son sensibles y se muestran de este modo ante cualquier situación cotidiana, por lo que son capaces de sentir hasta la emoción más intensa por experiencias insignificantes. Inclusive, son esas que al recordar el final trágico de un libro o una película triste, son capaces de llorar con mucha intensidad.

Son fáciles de lastimar, inclusive con pequeñas bromas, por lo que es importante mantener cierto respeto hacia ellas.

Personas esquizotímicas

Las personas esquizotímicas son absolutamente todo lo contrario a las personas ciclotímicas, por lo que no suelen ser sencillas y necesitan de experiencias muy fuertes para poder llegar a sentir algo. Suelen ser personas capaces de sentir emociones de forma muy débil, casi escasa, y se mantienen aisladas la mayoría de las ocasiones.

Al ser personas insensibles a emociones cotidianas, no suelen sentir bienestar alguno estando con otras personas, por lo que se mantienen siempre alejados de amistades frecuentes o interacciones formales. Lleva este tipo de nombre ya que en algunas ocasiones estas características son tan extremas, que se asocian directamente con la esquizofrenia.

Personas astutas

Así como nos lo anticipa su nombre, las personas astutas son aquellas que cuentan con una grandiosa capacidad de entendimiento y análisis sobre situaciones comunes y no comunes, en donde las mismas logran observar todo desde un punto de vista claro y frío, descubriendo diversas explicaciones alternativas y diferentes sobre aquello que está sucediendo, tratando de estimar lo que sucederá después.

Las personas astutas no se basan en los pensamientos de otros ni sacan sus conclusiones partiendo de su marco mental, sino que buscan construir su propio marco y sacar sus propias conclusiones.

Personas ingenuas

A diferencia de las personas astutas, las personas ingenuas son tal como nos lo indica su nombre: inocentes. Confían más de lo que deberían y creen que las ideas de los demás son las adecuadas, por lo que las apoyan. Suelen tener fe en los demás, incluso si no son personas conocidas, por lo que se vuelven personas vulnerables.

Son manipuladas con mucha facilidad, cargando con culpas que no son suyas y pidiendo disculpas que no deberían. Son personas inocentes que cometen el error de creer en los demás.

Personas obsesivas

Las personas obsesivas son aquellas que, así como su nombre nos lo indica, se obsesionan con un algo en especial, pudiendo ser una persona, un objeto, una situación y hasta un pensamiento. Les suele costar mucho tiempo salir de esa nube de obsesión, por lo que suelen tomar decisiones al azar, sin concentrarse como es debido en las respuestas correctas.

Por lo general, son personas intensas que se nublan por completo ante ciertas situaciones, quedando estancadas por no poder analizar absolutamente nada.

Personas hostiles

Las personas hostiles son aquellas que se mantienen de un humor insoportable y rabioso en la mayoría de las ocasiones, gracias a que se llenan de rabia con mucha facilidad ante cualquier situación cotidiana y común, sintiendo frustración e impotencia ante las experiencias que no salen como ellos quisieran. Debido a esto, son personas catalogadas como conflictivas ya que ante cualquier opinión que no sea de su agrado, crean un problema y dejan en claro su opinión.

Personas cínicas

Las personas cínicas, aunque parezca extraño, tienden a ser confundidas con aquellas que son pesimistas, a pesar de que no tienen un grado muy alto de similitud. Esta clase de personas son aquellas que tienden a pensar que todas las otras personas tienen ciertas motivaciones que no son nobles y que quieren mantener escondidas, aunque no de un modo extremo como para caer en la manía, pero sí preocupante.

Personas neuróticas

Y por último, tenemos a las personas neuróticas, las cuales son aquellas que reúnen diversas características que se relacionan de forma directa con las emociones, el estrés y ciertos sentimientos, dependiendo siempre del modo en el cual actúan ante situaciones y experiencias.

Por lo general, son personas que se molestan con frecuencia y facilidad, sintiendo frustración e impotencia por cualquier situación cotidiana. Por otro lado, también suelen deprimirse de forma exagerada y muy rápida, incluso cuando no existe una razón coherente.

Se caracterizan por tener cambios de humor repentinos y ataques de ansiedad frecuentes, sobretodo porque suelen sentir emociones negativas todo el tiempo, como el miedo, por ejemplo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies