Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de mantenimiento

El término mantenimiento, hace alusión a todo aquello que se le deba realizar a algún objeto, producto, servicio, etc., para que el mismo se mantenga siempre activo y a disposición en buen estado. La idea de realizar un mantenimiento, puede ser para rearar algún daño, someter el objeto estudio a un mejoramiento particular o simplemente reforzar la vida útil de algún objeto en cuestión.

Incluso, el mantenimiento aplica en todos los ámbitos de nuestras vidas, por lo que a nosotros, las personas, también se nos realiza mantenimiento. Visitar un médico, añadir cremas dermatológicas en nuestra piel, aplicar maquillaje, entre otras cosas, se puede tomar como el hecho de que a una persona se le está haciendo un mantenimiento.

Tipos de mantenimiento

Como ven, el término es realmente amplio, pero nosotros vamos a tomar uno en particular que es el más común de todos: el mantenimiento de algún establecimiento. Decimos entonces, que en este caso, el mantenimiento no es más que aquel conjunto de acciones que unidas y accionadas de forma correcta, buscan mejorar aspectos importantes y resaltantes de dicho establecimiento.

Un ejemplo claro de esto, es reforzar la seguridad del lugar, la higiene e incluso su imagen, de modo que demuestre al público que está en las mejores condiciones para operar y prestar sus servicios. Hoy en día, existen cuatro tipos de mantenimiento que buscan que el establecimiento al cual se le está manteniendo, se muestre completamente óptimo y lleno de seguridad y capacidad de brindar confort y confianza a todos aquellos usuarios que entren en el mismo y busquen sus productos y/o servicios.

A continuación les hablamos un poco sobre cada uno de estos tipos de mantenimiento, de modo que se pueda entender el objetivo de cada uno de ellos:

Mantenimiento correctivo

Primero, tenemos el mantenimiento correctivo, también conocido en algunos países como mantenimiento reactivo. El mismo trata de forma directa de reparar algún daño que exista en algún sistema. Es decir, si no existe avería, no existe mantenimiento. Una vez que este tipo de sistema se daña, la productividad de la empresa disminuye de forma rápida, por lo que el tiempo de fabricación de los productos aumenta y la calidad tiende a disminuir, ahuyentando así a los usuarios. La idea de este tipo de mantenimiento, es reparar fallas desde la raíz para que los mismos no tiendan a repetirse. El costo puede ir desde lo micro hasta lo macro, y el tiempo del mismo tiende a variar gracias al nivel de daño que exista.

Mantenimiento preventivo

A diferencia del anterior, y así como su nombre nos lo indica, este tipo de mantenimiento es aquel que surge para prevenir cualquier tipo e daño o avería en sistemas, máquinas, etc. En algunos países suele ser conocido como mantenimiento planificado y por lo general ocurre cuando el nivel de producción está en su límite y existen horas de ocio, o bien como dicen por ahí, tiempo libre. De este modo existe una buena productividad, un buen manejo del tiempo y una prevención excelente en cuanto a sistema. Además, también se diferencia del anterior en cuanto a costo y tiempo, ya que al ser planificado, existe un presupuesto previo.

Mantenimiento predictivo

Gracias a este tipo de mantenimiento, es que muchas empresas pueden prevenir un daño mayor al cual ya se está ocasionando. Es decir, la idea principal de este mantenimiento, es determinar la condición técnica de aquello que se esté estudiando, de modo que la máquina puede estar en funcionamiento mientras se realiza el estudio. Así, una vez obtenidos los resultados, se tiende a desarrollar el mantenimiento de modo que la productividad no se detenga en ningún momento y no acabe por averiarse. Por lo general, los costos de este mantenimiento pueden variar pero siempre serán menores a los demás debido a que se está previniendo un daño mayor.

Mantenimiento proactivo

Y por último, tenemos el mantenimiento proactivo, el cual es aquel en el que existe un trabajo de equipo muy bien organizado y sistemático, de modo que cada persona del grupo debe tener en cuenta cuál es su rol y cuándo y cómo debe desarrollarlo. De este modo se evitan daños mayores y se mantienen las máquinas en el mejor de los estados, de modo que la productividad no disminuye ni se detiene y todo se mantiene en completo orden.

Por lo general, y gracias a que cada persona tiene su rol, se mantiene un mantenimiento positivo y planificado, de modo que existe un plan estratégico previo que permite que no existan errores. Una vez hecho cada progreso, se les debe notificar a los ejecutivos de los mismos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies