Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de lubricantes

Una vez que dos cuerpos completamente sólidos se van frotando entre sí, se va generando cierta molestia que es considerada una resistencia al movimiento. Incluso, de forma independiente a lo pulido o suave que esté cualquiera de las superficies que se estén rozando, la resistencia se vuelve mucho más fuerte con el pasar del tiempo. Esto es ley y se necesita energía para que este roce logre superarse y reducirse. Cuando las superficies sólidas son de metal, específicamente, es necesario que para reducir considerablemente la resistencia que se forma entre ambas superficies, se le anexe una sustancia que disminuya esta fricción.

Los lubricantes son esas sustancias antes mencionadas y funcionan muy bien a la hora de reducir la fricción de estas dos superficies. Estas sustancias funcionan en poca cantidad y permiten que las superficies se rocen sin ningún tipo de problema ni desgaste. Por lo general, son excelentes a la hora de reducir completamente el mejoramiento de cualquier motor y de proteger cualquier tipo de órgano mecánico al desgaste y a la corrosión. Por otro lado, ayudan a que el filtro que se encuentra en diversos motores mecánicos se mantenga limpio y libre de impurezas que puedan afectar de forma directa el funcionamiento correcto del mismo, y así el motor se mantiene limpio en su gran mayoría.

Por otra parte, los lubricantes funcionan muy bien a la hora de evacuar el calor de cualquier tipo de motor o superficie, evitando así que las piezas se deformen y desgasten más rápido de lo normal. Todas estas ventajas permiten que estas sustancias generen buenos resultados y sean utilizadas siempre que se requieran, dando como consecuencia que las superficies y partes de cualquier tipo de motor funcione de maravilla.

Dicho de otra forma, y a modo de simplificar esta definición, se dice que un lubricantes es una sustancia que puede ser elaborada en diversos materiales y que funciona para evitar el desgaste y la corrosión entre dos materiales sólidos que generalmente se encuentran a altas temperaturas, dando como un ejemplo principal el de los mecanismos que existen en un motor.

Actualmente, existen distintos tipos de lubricantes que pueden clasificarse de dos formas distintas: gracias a su composición, y gracias a su base de fabricación. Además, cada uno de estos tipos de lubricantes cuenta con unas características bien definidas que permiten que los mismos se diferencien.

Para hablar más a fondo de esto, a continuación les hablamos sobre los distintos tipos de lubricantes que existen hoy en día de acuerdo a su clasificación:

Tipos de lubricantes según su composición

Lubricantes líquidos

Los lubricantes líquidos, también conocidos como aceites lubricantes, son bastante utilizados y cuentan con buenas referencias a la hora de su uso. Estos se caracterizan gracias a que son de origen vegetal o animal y su uso se basa, prácticamente, en la lubricación hidrodinámica. Esto quiere decir que, básicamente, se emplean como lubricantes de perforación y los mismos se dividen en cuatro tipos distintos de los cuales les hablamos a continuación:

  • De origen vegetal y animal: así como su nombre nos lo indica, estos son aquellos que constituyen aceites grasos gracias a su base de creación y dentro de esta categoría se encuentran el aceite de oliva y la glicerina. Por lo general, estos aceites son muy utilizados y suelen conseguirse en tiendas comunes y supermercados. Además, su efecto es bastante rápido, por no decir inmediato.
  • Minerales: por otro lado, están los aceites minerales los cuales son aquellos que surgen gracias a la destilación del petróleo. Su efecto también suele ser inmediato y conseguirlos es un poco más complicado y especifico.
  • Compuestos: estos aceites son, así como nos indica su nombre, una combinación de los aceites vegetales y minerales. Esto consiste en que ambas sustancias se combinen gracias a diversos procedimientos químicos y los mismos se optimicen para mejores resultados.
  • Sintéticos: y por último, dentro de este grupo de lubricantes líquidos, se encuentran los aceites sintéticos, los cuales surgen gracias a que distintos aceites pasan por procesos químicos específicos.

Lubricantes semisólidos

Los lubricantes semisólidos, mejor conocidos como grasas, son bastante conocidos y su composición puede variar, y es que los mismos pueden ser de origen animal, vegetal o mineral. Se caracterizan por funciona de forma inmediata sobre la superficie en la cual se están aplicando y su efecto es bastante eficaz. Además, pueden ser combinados con lubricantes sólidos para un efecto más eficiente, siempre dependiendo de en donde se va a utilizar.

Lubricantes sólidos

Y por último dentro de esta primera clasificación, están los lubricantes sólidos, los cuales son aquellos que cuentan con una sola composición y es bastante específica. Por otro lado, cuentan con la gran ventaja de que funcionan muy bien sin ningún tipo de combinación o elemento químico adicional.

Tipos de lubricantes según su base de fabricación

Lubricantes minerales

Así como habíamos mencionado con anterioridad de forma muy breve, los lubricantes de origen mineral son aquellos que surgen gracias a la destilación del petróleo en grandes cantidades, específicamente del petróleo crudo. Debido a esto, se catalogan como lubricantes orgánicos y cuentan con propiedades exactas. Por otro lado, se caracterizan gracias a que funcionan muy bien en altas temperaturas sin llegar a dañar su composición. Además, su efecto suele ser inmediato.

Lubricantes sintéticos

Y por último, tenemos los lubricantes sintéticos, los cuales son aquellos que se caracterizan gracias a que suelen ser costosos en el mercado y cuya composición suele ser hecha a base de elementos artificiales. Sin embargo, su precio suele ser bastante mínimo siempre que se observa su calidad, y es que los mismos son capaces de mantener su composición intacta a cualquier tipo de temperatura. Además, son resistentes a la oxidación gracias a su viscosidad.

Como pueden ver, existe una gran variedad de lubricantes en donde cada uno de ellos funciona muy bien siempre y cuando se les conozca y puedan ser utilizados como se debe. Además, cuentan con el beneficio de que se consiguen de forma rápida en diversos establecimientos, variando todos y cada uno de ellos en precio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies