Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de lectura

Lo que comúnmente se conoce como la lectura, no es más que aquella actividad que todas las personas (alfabetos) realizan por medio de la vista, interpretando signos, símbolos o letras, bien sea de forma oral o silenciosa, para otorgarle de esta forma un significado en frases que luego podrá ser reproducido. Una vez que una persona aprenda a leer, podrá interpretar distintos textos siempre que tenga la edad correcta para este tipo de análisis. Por lo general, en las escuelas se inculca la lectura desde temprana edad, de modo que llegada la etapa de los ocho años, los niños ya sabrían leer.

Por otro lado, la lectura es una fuente rica de conocimientos y enriquecimiento personal, por lo que les permite a las personas el hecho de adquirir un sinfín de información útil y necesaria a cualquier nivel y en cualquier situación. Es importante ya que permite que las personas desarrollen su sentido analítico y recreativo, de modo que resulta una gran ventaja tanto educativa como saludable.

Tipos de lectura

A pesar de que la lectura se emplea principalmente para estudiar algo, conocer y aprender cosas nuevas, la verdad es que existen distintos tipos de lectura en donde cada uno de ellos cuenta con características únicas que permiten que cada lectura se diferencie de la anterior.

Los tipos de lectura que existen hoy en día, son los siguientes:

Lectura oral

Este tipo de lectura tiene varias ventajas y es excelente ya que permite que las personas que la practiquen, entiendan mucho mejor las ideas que están analizando. Esta lectura consiste en el hecho de que una persona lea en voz alta, lo cual funciona de maravilla en el ámbito social ya que permite que otras personas escuchen lo que se está leyendo. Además, para todas aquellas personas que tienen alguna discapacidad visual, significa una ayuda excelente. Al leer en voz alta, la entrada de información entra de forma más fluida a nuestro cerebro, lo cual genera que las ideas formuladas se organicen rápido y de forma certera.

Lectura silenciosa

Este tipo de lectura es aquel que más concentración requiere ya que es aquella que no requiere del sentido auditivo, y es que la información pasa directamente a través de los ojos hasta el cerebro sin necesidad de que las cuerdas vocales generen ningún sonido.

Lectura superficial

Este tipo de lectura es aquella que, así como su nombre nos lo indica, es superficial. Es decir, la persona lee un texto por encima, tan sólo captando la idea principal sin entrar en ningún detalle. Por lo general, es la lectura que se recomienda para todas aquellas personas que están leyendo por primera vez algún texto, de modo que la idea fluya y luego, con una segunda lectura, los detalles puedan entenderse de mejor forma.

Lectura selectiva

Este tipo de lectura, también conocida como lectura de búsqueda, es aquella que se aplica cuando se quiere buscar una información específica. Aquí se emplea también la lectura superficial, de modo que se lee de forma rápida un texto hasta que se consigue aquello que sea de verdadero interés.

Lectura comprensiva

En este tipo de lectura, la misma debe ser con calma y quietud, de modo que se entienda todo aquello que se está yendo. De este modo cada párrafo podrá ser absorbido mucho mejor y la información será analizada y entendida a la perfección.

Lectura reflexiva y crítica

Esta lectura, al igual que la anterior, debe ser pausada y con calma, de modo que la información pueda ser digerida mucho mejor. Sin embargo, esta difiere de la anterior gracias a que es, así como su nombre nos lo indica, crítica, de modo que se lea la información y se busque una justificación para cada hecho. Es decir, si no se consigue concordancia o existe alguna duda sobre la veracidad de la información, el lector deberá buscar otras fuentes y confirmar la misma.

Lectura recreativa

Y por último, entre tipos de lectura tenemos la lectura recreativa. En esta el lector lee un libro, o cualquier texto, por puro placer. No tiene reglas generales ni específicas, por lo que la velocidad de la lectura o el tiempo que se tome la misma, no tiene relevancia. La única regla es que el lector aprecie y disfrute su lectura en todo momento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies