Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de justicia

La justicia es la búsqueda de diversos tipos de acción según los requisitos de alguna ley. Los diversos tipos de justicia y sus reglas se basan en el consenso humano o en las normas sociales, se supone que deben garantizar que todos los miembros de la sociedad reciban un trato justo.

Los hechos de justicia surgen en diferentes contextos y desempeñan un papel importante en la causa, la perpetuación y la solución de los conflictos. Sólo las instituciones tienden a inculcar una sensación de estabilidad, bienestar y satisfacción entre los miembros de la sociedad; mientras que las injusticias percibidas pueden llevar a la insatisfacción, la rebelión o la revolución.

Tipos de justicia

Cada una de los diferentes contextos expresan los principios de justicia y equidad a su manera; dando lugar a diferentes tipos y conceptos de justicia: distributiva, procesal, retributiva y restaurativa. Estos tipos de justicia tienen importantes consecuencias para la justicia socioeconómica, política, civil y penal, tanto a nivel nacional como internacional.

Justicia distributiva

La justicia distributiva, conocida también como justicia económica, es aquella que se dedica a ofrecer justicia a todos los segmentos de la sociedad.

La justicia distributiva es uno de los tipos de justicia más importantes, pues se asegura de que cada persona pueda acceder a los recursos que necesita para disfrutar de una vida digna. De este modo, se concibe a la justicia distributiva como la misma que hace posible la repartición de los patrimonios económicos de forma equitativa.

Aun así, si bien el hecho de que la riqueza se encuentre distribuida equitativamente es un concepto con el cual la mayoría de las personas coinciden como algo bueno; todavía existe gran cantidad de desacuerdos al respecto. Por lo general, esto sucede debido a que resulta complicado establecer la proporción que debe ser distribuida de forma justa a cada sujeto.

En este sentido, los criterios de equidad, igualdad y necesidad son aquellos que intentan dilucidar este punto. Así, la equidad quiere decir que la recompensa concedida a una persona debe equivaler al trabajo que ejecutó para obtenerla.  En segundo lugar, la igualdad manifiesta que no importa el grado de contribución, puesto que todas las personas deben conseguir la misma cantidad de beneficios. En tercer lugar, pero no menos importante, se encuentra la necesidad, que debes recibir en función de lo que careces; es decir, si necesitas más, debes recibir más; y si necesitas menos, debes recibir menos.

Entonces, la justicia distributiva, o como se le conoce, la repartición justa de los recursos, es fundamental para la preservación de la estabilidad de las sociedades y la prosperidad de sus integrantes. Si este, entre muchos otros tipos de justicia, no se manifiesta de manera adecuada, se da lugar a diferentes reacciones negativas y problemas en la sociedad.

Es por ello que la justicia distributiva se encarga de sistematizar el vínculo del bien común de la sociedad con los individuales. Es así como se demuestra que esta forma de justicia no obliga a distribuir el bien común, ya que de hacerlo, este pasaría a dejar de existir; o bien, sería visto simplemente como algo material.

Así, este tipo de justicia enfatiza que, si se tuviera que repartir algún bien común entre los miembros de la sociedad, esto deberá ser de manera proporcionada de acuerdo a los méritos propios de cada individuo. Asimismo, la contribución de cada sujeto al conjunto debe establecerse conforme a sus posibilidades. De ese modo, la justicia distributiva regulariza la forma en que se distribuye el bien común, más no lo que vendría siendo la cantidad material del bien. Establecer dicha cantidad le compete a la justicia procesal o justicia legal.

Justicia procesal o justicia legal

La justicia procesal es uno de los tipos de justicia, conociéndose como aquella que se encarga de la toma de decisiones e implementación de estas y todos sus derivados de una manera justa, cerciorándose de que todos los individuos tengan el trato que merecen.

De acuerdo a estos tipos de justicia, los individuos deben seguir las normas de manera ecuánime y sólida; para así procesarlos sin problemas, en caso de que cometan imprudencias penables.

De hecho, lo más lógico es que toda persona a cargo de vigilar que se cometa la justicia procesal debe ser imparcial. En otro sentido, los individuos procesados por este tipo de justicia deben contar con algún tipo de representación para que esta pueda interponerse la toma de decisiones.

Como ejemplo de este tipo de justicia, se tiene la participación pública en instancias locales de gobierno, en ocasiones en las que se desea tomar ciertos tipos de decisión que puedan afectar a los ciudadanos.

Una particularidad de este tipo de juicio es que, a pesar de no estar de acuerdo con las decisiones que se tomen, si los individuos ven que el proceso como llevado a cabo de una manera justa, podrán aceptar los resultados con mayor facilidad.

Aun así, la discusión del tema de la implementación de procesos parece nunca tener fin; puesto que siempre se debe incorporar las actividades de negociación, mediación, arbitramento y adjudicación de lo decidido mediante la toma de decisiones; lo cual no suele ser una tarea fácil.

Este tipo de justicia busca fomentar el bienestar común, por lo cual se encarga de regular las relaciones de los individuos con la sociedad en la cual se desenvuelven. Es por ello que se debe tener en consideración que el bien común es el punto de partida de todas las obligaciones de ley. Así, se entiende que no existe aprobación de ningún tipo de acción humana que tenga alguna finalidad que busque el menosprecio de la sociedad; por lo que, el bien particular nunca puede ir en contra del bien común.

Justicia retributiva o Justicia vindicativa

La justicia retributiva indica que las personas deben ser tratadas de la misma manera en la que ellos tratan a los demás. Se trata de una especie de enfoque retroactivo que considera apropiada la penalización como una respuesta justa a actitudes previas incorrectas.

En este sentido, el objeto principal de la justicia retributiva es evitar que el culpable obtenga una ventaja indebida por medio de su conducta; motivo por el cual, se debe penalizar mediante un castigo con la idea de equilibrar esta situación. De esta manera, los individuos que no cumplan con las normas acordadas ameritan presentación ante la justicia y pagar por las consecuencias de sus actos.

Inclusive, la idea de aconsejar o evitar que las personas cometan algunos actos negativos es también una parte esencial de la justicia retributiva. Por ello, también se considera importante la exposición del tipo de castigo que puede  aplicarse tras incumplir las leyes; esperando que esta información sea una disuasión para que la persona no cometa dicha falla.

Además, la justicia retributiva se ocupa no solo de vigilar el acatamiento de las leyes locales, estatales o nacionales; sino que también se encarga del cumplimiento de leyes internacionales; de velar por el respeto de los derechos humanos y condenar los crímenes de guerra.

De esta manera, es como se define la justicia retributiva o vindicativa, precisamente como la orden de restituir la justicia y sus fallos, a través de una condena conforme a la infracción.

En estos casos, el representante de la autoridad es quien deberá imputar el castigo y estipular sus dimensiones; recordando que este no tenga otro propósito sino el impulso del bien común, el orden y la seguridad pública; así como también la confianza en la justicia; además de buscar la expiación del condenado.

Justicia restaurativa

Si recordamos atentamente, por un lado, la justicia retributiva se enfoca en buscar un castigo para para el infractor de la norma; mientras que la justicia restaurativa se basa en mantener el bienestar de la víctima.

Bajo esta premisa, gran cantidad de individuos son más propensos a aceptar mejor la justicia restaurativa sobre la retributiva; puesto que se concentra en restaurar el bienestar y la calma a un individuo puntual, que es el mayor afectado, y no a una nación.

Por colocarlo en palabras más coloquiales, la justicia restaurativa se encarga de restituir el estado inicial de las víctimas; mientras también enseña a los infractores de la ley a atenerse a la obediencia de esta. Fundamentalmente, este tipo de justicia intenta enmendar el perjuicio efectuado a las relaciones interpersonales y la comunidad.

En estos tipos de justicia, las víctimas son muy importantes en la dirección de la justicia; pues delimitan cuáles deben ser los compromisos y deberes de aquellas personas que infringieron la ley.

Asimismo, se insta a los infractores a comprender el grado de perjuicio que han causado sobre las víctimas; así como los motivos por los que necesitan asumir las consecuencias y responsabilidades de sus actos. De esta manera, la justicia restaurativa trata de evitar que otros escenarios dañinos sucedan a futuro.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies