Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de IVA

Un impuesto sobre el valor añadido (IVA), conocido en algunos países como un impuesto sobre bienes y servicios, se le conoce como los tipos de IVA al consumo general. Dadas las condiciones que anteceden, este se recauda de forma incremental, sobre la base del plusvalor añadido al precio de la obra en cada una de las etapas de producción; y que se suele aplicar como un impuesto basado en el destino, donde la tasa de impuesto depende de la ubicación del cliente.

A partir de 2014, 160 de los aproximadamente 193 países del mundo emplean un IVA, incluyendo los impuestos sobre el valor añadido, todos los paises miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos); excepto los Estados Unidos, que utiliza un sistema de impuestos sobre las ventas en su lugar.

En base a las consideraciones anteriores, se sabe que existen dos métodos principales para calcular el IVAs: el método de la factura de crédito o de la factura, y el método de la resta o de las cuentas. Utilizando el método de la factura de crédito, las transacciones de venta son gravadas; el cliente es informado del IVAs sobre la transacción, y las empresas pueden recibir un crédito por el IVA pagado sobre materiales y servicios de insumos.

El método de la factura de crédito es el método más ampliamente empleado, utilizado por todos los IVA nacionales, excepto Japón. Utilizando el método de la sustracción, al final de un período de reporte, una empresa calcula el valor de todas las ventas imponibles; luego resta la suma de todas las compras imponibles y se aplica la tasa del IVA a la diferencia.

En este orden de ideas, el importe del IVA es decidido por el Estado como porcentaje del precio final del mercado. Asimismo, y como su nombre indica, el impuesto al valor agregado está diseñado para gravar sólo el valor agregado por un negocio sobre los servicios y bienes que puede comprar en el mercado.

Para entender lo que esto significa, se puede ejemplificar un proceso de producción, en este caso, el café para consumo, elaborado a partir de granos de café. En este tipo de mercancía, los productos se vuelvan sucesivamente más valiosos conforme avanza cada etapa del proceso. Cuando un consumidor final realiza una compra, no sólo está pagando el IVA por el producto en cuestión (por ejemplo, una taza de café) sino que, de hecho, el IVAs para todo el proceso de producción (por ejemplo, la compra del café en granos, su transporte, procesamiento, cultivo, entre otros; puesto que el IVA siempre está incluido en los precios.

El efecto de valor añadido se consigue prohibiendo a los consumidores finales recuperar el IVA en las compras; pero permitiendo que las empresas lo hagan. El IVA recaudado por el Estado se calcula como la diferencia entre el IVAs de los ingresos por ventas y el IVAs de los bienes y servicios de los que depende el producto. La diferencia es el impuesto debido al valor agregado por el negocio. De esta manera, el impuesto total gravado en cada etapa de la cadena económica de suministro es una fracción constante.

IVA general (21%)

El impuesto que se conoce como IVA General es un porcentaje aplicado a todos los productos y servicios por defecto. Sea ropa, calzado, tabaco, productos del hogar, electrodomésticos, servicios de televisión por cable, teléfono, reparaciones, entre otros.

La mayor parte de los artículos son dependientes de este tipo de impuestos, llegando también hasta servicios como peluquería, gimnasios, hostelería y otros similares; así como también a productos sanitarios, bienes intermedios, equipos médicos e instrumental sanitario.

IVA reducido (10%)

El IVA reducido a un 10% conforma una lista de productos y servicios que tributan de manera reducida y se aplica los alimentos en general; exceptuando a aquellos que tienen un IVA superreducido.

También se aplica el IVA reducido al transporte de viajeros, los árboles y arbustos frutales, las plantas hortícolas y las plantas aromáticas utilizadas como condimento; hoteles, restaurantes, entradas a bibliotecas, archivos, centros de documentación, museos, galerías de arte; espectáculos deportivos de aficionados; exposiciones y ferias de carácter comercial; servicios de recogida y tratamiento de desechos y residuos, desratización y tratamiento de aguas residuales.

IVA superreducido (4%)

El IVA superreducido al 4% es aquel que se le aplica a los productos de primera necesidad. Los productos de mayor necesidad que reciben esta consideración son el pan, la leche, los huevos, frutas, verduras, hortalizas, cereales y quesos.

Otros productos que se benefician de este IVA son los libros, periódicos y revistas no publicitarios; los medicamentos de uso humano; las sillas de ruedas para personas con discapacidades y las prótesis; así como las Viviendas de Protección Oficial o VPO. También se les aplica este IVAs a las partituras, mapas, cuadernos de dibujo y objetos que solamente puedan ser usados como material escolar, a excepción de los aparatos electrónicos, y los servicios de teleasistencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies