Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de invernadero

Los distintos tipos de invernadero son estructuras con paredes y techo hechos principalmente de material transparente, como el vidrio; en los que se cultivan plantas que requieren condiciones climáticas reguladas. Estas estructuras varían en tamaño, de pequeños cobertizos a edificios de tamaño industrial. El interior de un invernadero expuesto a la luz solar se vuelve significativamente más caliente que la temperatura ambiente externa, protegiendo su contenido en climas fríos.

Muchos invernaderos o invernaderos de vidrio comerciales son instalaciones de producción de alta tecnología para verduras o flores. Los tipos de invernaderos de vidrio están llenos de equipos que incluyen instalaciones de cribado, calefacción, refrigeración, iluminación; y pueden ser controlados por un ordenador para optimizar las condiciones de crecimiento de las plantas.

Inclusive, se utilizan diferentes técnicas para evaluar la relación grado de optimización y confort del microclima del invernadero, es decir, la temperatura del aire, la humedad relativa y el déficit de presión de vapor; con el fin de reducir el riesgo de producción antes de la siembra de un cultivo específico.

Los distintos tipos de invernaderos permiten un mayor control sobre el entorno de crecimiento de las plantas; por lo que, dependiendo de la especificación técnica de un invernadero, los factores clave que pueden ser controlados incluyen la temperatura; los niveles de luz y sombra; el riego; la aplicación de fertilizantes y la humedad atmosférica.

Los invernaderos pueden ser usados para superar las deficiencias en las cualidades de crecimiento de un pedazo de tierra, como una estación de crecimiento corta o niveles de luz deficientes, y pueden así mejorar la producción de alimentos en entornos marginales. Los tipos de invernadero en climas calientes y secos utilizados específicamente para proporcionar sombra son a veces llamados “shadehouses”.

Los tipos de invernadero más comunes son:

Invernadero Túnel

Resulta complejo el establecimiento de una diferenciación notoria entre lo que significaría un invernadero y un macrotúnel, debido a la carencia de un parámetro a seguir. Aun así, se ha tomado como medida de categorización el volumen de aire encerrado por cada metro cuadrado de suelo. En términos generales, según varios expertos que han opinado al respecto, se le puede clasificar como invernadero a aquellas estructuras con medidas mayores a los  2.75-3 m3/m2. El ancho y la altura, por supuesto, pueden diferir de esto.

Entre las principales ventajas de los invernaderos túnel se tiene una resistencia aumentada a los viento; representan una fácil instalación, por lo que su uso se recomienda a los productores que apenas comienzan a trabajar en el cultivo protegido). Condensan una transmisión de luz solar alta, y son aptos tanto para materiales de cobertura rígidos como flexibles.

Si mencionamos las desventajas del invernadero túnel, se tiene que su tamaño es más o menos pequeño, con un volumen de aire retenido que ocasiona una escasa inercia térmica, por lo cual puede suceder una inversión térmica. Asimismo, solo se recomienda para los cultivos que tienen un porte entre bajo y mediano, es decir, las flores, la frutilla, la lechuga, entre otros.

Invernadero Capilla

Es uno de los tipos de estructuras más antiguos, que han sido utilizados para forzar cultivos en algunos rincones del mundo.

En el orden de ideas anterior, se conoce que la pendiente del techo (cabio) puede variar según la radiación y la pluviometría, lo cual puede cambiar por lo general entre 15 y 35º. Las dimensiones del ancho varían entre 6 y 12m o incluso mayores, por un largo variable. Las alturas de los laterales pueden variar entre 2,0-2,5m y la de cumbrera 3,0-3,5m. Los invernaderos capilla también se pueden construir de menor altura que el estándar, sin embargo no se recomienda.

En unidades sueltas, la ventilación de estos invernaderos no representa una dificultad; aunque sí se vuelve más difícil cuando existen varios invernaderos de este tipo cerca, formando grupos de lo que se conoce como baterías,

Entre las ventajas que ofrecen los invernaderos capilla se encuentra su mediana a baja complejidad de construcción; aunado al uso de materiales de bajo costo, que puede variar entre postes y maderos de eucalipto, pinos, entre otros, según la zona donde se construya. Se pueden usar tanto materiales de cobertura rígidos como flexibles.

Las desventajas que se pueden conseguir son los problemas de ventilación; que poseen un mayor número de elementos que reducen la transmitancia, es decir, un sombreo mayor; y que los elementos de soporte internos pueden dificultar el desplazamiento así como el emplazamiento del cultivo.

Invernadero en dientes de sierra

Los invernaderos en dientes de sierra son una variación de los invernaderos capilla, cuyos inicios y uso radican en zonas con muy escasa precipitación y elevados niveles de radiación; considerados invernaderos a una vertiente.

Estos tipos de invernaderos tenían una techumbre única ladeada en ángulos que oscilaban entre 5º y 15º, orientados en sentido este-oeste y con presentación del techo hacia la posición del sol.

De este modo, el ensamble lateral de este tipo de invernaderos acarreó el nacimiento de los conocidos dientes de sierra. Debido a la necesidad de expulsar el agua de lluvia, se ha determinado que se debe mantener una inclinación desde la mitad hacia ambos extremos.

Las ventajas de estos tipos de invernadero es que su construcción no es tan compleja, y los materiales para hacerlo por lo general son de bajo costo. Por otro lado, las desventajas serían que producen un sombreo más pesado que el de capilla, gracias a un número mayor de elementos estructurales de sostén; así como un menor volumen de aire que el tipo capilla.

Invernadero tipo capilla modificado (chileno)

Son una variedad de los invernaderos tipo capilla muy usados en la V región de Chile. Lo que difiere del invernadero capilla original es en el ensamble a diversas alturas de cada cambio; haciendo esto posible la generación de un espacio para una ventana cenital.

Las dimensiones más comunes de éstos invernaderos son: 6,0 m  de ancho para cada módulo; 2,4m de altura lateral; 3,6m de altura cenital; 0,3 a 0,5 m de abertura cenital.

En estos casos, los postes se plantan con una distancia de 2,0 m, tanto en el lateral como en la parte central. Se usan postes sulfatados o impregnados con brea; por lo menos en los 0,40-0,60 m que van enterrados.

Como ventaja, se tiene que su construcción es apenas medianamente compleja; poseen una ventilación extraordinaria; y se construye con materiales de un costo económico.

Los puntos en contra son que el sombreo es mayor que el de capilla, gracias a un mayor número de elementos estructurales de sostén; pero aun así menor que el diente de sierra. También interfieren con los desplazamientos y emplazamientos de cultivos los elementos de soportes internos de los que consta.

Invernadero con techumbre curva

Los invernaderos de techumbre curva tienen su origen en los invernaderos túneles. Por lo general son de tipo metálicos; compuestos por caños de 2’’ a 2,5’’ de diámetro o perfiles triangulares con hierro redondo trefilado de 8-10 mm de diámetro. Asimismo, existen invernaderos de este tipo que mantienen techumbres metálicas y postes de madera.

Las dimensiones más comunes de estos invernaderos van de 6,0-8,0 m de ancho por largo variable. Se construyen con postes de madera y techumbre de madera arqueada o caña; puesto que son estructuras endebles y de baja altura, tornándose muy importante como limitante para el clima de la zona.

Entre los puntos a favor de estos tipos de invernadero, es que tienen la mayor transmitancia a la luz solar.

Junto con los invernaderos tipo túnel, es el de más alta transmitancia a la luz solar; tienen un agradable volumen interior de air, es decir, una alta inercia térmica; mantienen una buena resistencia ante los vientos; tiene un espacio interior absolutamente libre, por lo cual el desplazamiento se realiza con facilidad y se puede efectuar un laboreo mecanizado y la conducción de cultivos. Su construcción supone un desafío de baja complejidad; en especial gracias a la existencia de elementos prefabricados.

En desventaja, poseen la misma limitación de los de tipo Capilla puesto que no poseen sistema de ventilación cenital. Por ello, no se debe superar una longitud de 25-30m de invernaderos acoplados, considerando las dificultades para ventilación.

Invernadero tipo parral  (almeriense)

Son invernaderos muy populares y originados en la provincia de Almería (España); construidos de palos y alambres. Se les conoce como parrales debido a su similitud con las estructuras tendidas de alambre que se usan para cultivar la uva de mesa.

En la actualidad, existen versiones modernas de los originales, que son fabricadas con caños galvanizados como sostenes interiores; aunque se conserva la utilización de postes para los laterales de tensión o se reemplazan por muertos enterrados, para la sujeción de los vientos.

Estos tipos de invernaderos tienen una altura promedio en la cumbrera de 3,0-3,5 m; un ancho variable, que oscila entre 20 m o más, por un largo variable.

Casi no poseen pendiente, suele ser apenas de 10º-15º; lo que hace que tome una altura lateral entre 2,0-2,3 m. Su ventilación ocurre únicamente a través de las aberturas laterales. Se utiliza un doble entramado de alambre en la techumbre; entre el cual se dispone la lámina de polietileno o cualquier otra forma de sujeción.

Como ventaja, de estos tipos de invernadero, se tiene que poseen un gran volumen de aire encerrado; una baja intercepción de la luz; y es poco vulnerable a los vientos debido al eficiente sistema de anclaje.

Por el lado negativo, se tiene su deficiente ventilación; el algo riesgo de destrozo debido a lluvias intensas y la poca capacidad de drenaje; su construcción requiere personal especializado pues es de complejidad alta; y la escasa pendiente de su techo produce una baja entrada de luz solar en zonas de baja radiación.

Invernadero tipo venlo (holandés)

Los tipos de invernadero Venlo son invernaderos de vidrio; cuyos paneles reposan sobre los canales de aglomerado del agua de lluvia. Cada módulo tiene un ancho de 3,2 m y una separación entre postes en sentido longitudinal de 3 m.

Los invernaderos no poseen ventanas laterales, aunque esto podría ocurrir puesto que no existen muchas exigencias sobre ventilación en Holanda). En su lugar, estos constan de ventanas cenitales, alternadas en su apertura, es decir, una hacia un lado y la siguiente hacia el otro; y sus dimensiones son de 1,5 m de largo por 0,8 m de ancho.

Entre los puntos a favor de este tipo de invernadero se tiene que poseen el mejor de los comportamientos térmicos gracias al vidrio y los materiales rígidos; así como  un alto grado de control de las condiciones ambientales en su interior.

Por desgracia, su uso se ve reducido en ocasiones debido a su alto costo. Tiene un gran número de elementos de sostén debido al peso de los materiales de cubierta, que afectan la transmitancia. Asimismo, por ser un material rígido y de larga duración, puede verse afectado por el polvo, las algas, entre otros agentes.

tags:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies