Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de hongos en los pies

Al referirse a los hongos en los pies, lo más común es que las personas se refieran a los dos tipos de hongos en los pies más frecuentes; como lo es la infección de la piel o pie de atleta (tinea pedis), o la infección de las uñas de los pies (onicomicosis).

Tipos de hongos en los pies

Ambos tipos de hongos son bastante comunes, si bien el pie de atleta resulta sumamente más fácil de combatir y erradicar. Estas dos infecciones se producen debido a la invasión parasitaria de dermatrofitos; los cuales inician un proceso de multiplicación en el pie.

Este tipo de hongos penetra en la queratina, que es un tipo de proteína presente en las células de la piel y de las uñas. Al romper la queratina, la piel se torna de un aspecto y textura escamosa; mientras que las uñas sufren un proceso un poco más dramático, pues se empiezan a desmoronar y perder el color.

El causante de ambos cuadros sintomáticos es el Trichophyton rubrum; aunque existen otros tipos de levadura que pueden invadir únicamente las uñas y ser las responsables de muchas infecciones en las uñas.

Sin embargo, los tipos de hongos en los pies no incluyen por lo general aquellos que afectan a las uñas, por lo que conoceremos la primera categoría.

Tinea pedis interdigital o epidermomicosis dishidrosiforme

Es el tipo de presentación más común de la enfermedad; que se viene acompañado de eritema, maceración y fisuración de la piel, más aun entre el cuarto y quinto dedo de los pies. Se ubica en la cara interna de la planta del pie, el metatarso y los espacios interdigitales; espacio en el cual la enfermedad se propaga hacia el dorso y la planta del pie.

Por su parte, en las manos, la epidermomicosis dishidrosiforme ataca la eminencia tenar y la cara lateral de los dedos.

Las vesículas suelen ser muy pequeñas, del tamaño de una cabeza de alfiler, y pasan por un proceso muy rápido de maduración. Estas se vuelven pustulas y se caen djando al descubierto la superficie eritematosa de contorno policíclico llamativo. Por desgracia, entre los dedos de los pies y en las manos, estas vesículas se rompen con facilidad y hacen salir líquido que macera la piel y conforma placas blanquecinas de mal olor.

Esta infección tinea pedis interdigital se le asocia con la dermatofitosis, caracterizada por ser una infección por hongos, a la que le sigue luego una infección bacteriana.

Tinea pedis crónica hiperqueratósica o epidermicosis escamosa o hiperqueratósica

La tinea pedis tipo mocasín consiste en la etapa más crónica de la forma clínica anterior y que suele afectar los dos pies. Se caracteriza por el engrosamiento y posterior caída de la piel en pequeños colgajos de contorno policíclico, con una superficie eritematosa y agrietada, en ocasiones.

La piel de la superficie dorsal del pie suele ser clara, sin embargo, en casos severos, puede extenderse la condición hacia los lados del pié.

Tinea pedis inflamatoria/vesicular

Este tipo de presentación de la enfermedad suele mantener la presencia de vesículas dolorosas sobre la superficie de la planta del pie y del empeine. De hecho, las lesiones es habitual que contengan fluido de color claro o purulento. Las complicaciones de este tipo de enfermedad consisten en una celulitis, linfagitis y adenopatías.

Tinea pedis ulcerativa

Este tipo de variedad ulcerosa de la enfermedad manifiesta un veloz ensanchamiento de las lesiones ocasionadas debido a las vesículas pustulosas, las ulceras, y los riñones; muy en especial en los espacios interdigitales de los pies, donde probablemente venga acompañada de una infección bacteriana de carácter secundario.

Por desgracia, los hongos en los pies pueden convertirse en una condición de carácter crónico si no son tratados con eficacia y eficiencia. Las afecciones de este tipo tienden a recrudecer por el periodo del verano; y permaneciendo allí durante largos períodos de tiempo.

Los hongos en los pies se producen debido a una suma de factores internos y externos, que alteran el estado físico de los pies. Algunos pies pueden hincharse, lucir desfigurados con el tiempo, ocasionando dolores fuertes y un grave empeoramiento de la condición del pié en un corto plazo.

La mejor manera de tratar estos tipos de hongos en los pies es mediante el uso de cremas o polvos antimicóticos de venta libre que pueden ayudar a controlar la infección. Dichos productos contienen miconazol, clotrimazol, terbinafina o tolnaftato. Estos deben seguir utilizándose en el paciente por entre una a dos semanas después de la desaparición de la infección; con el objetivo de evitar su reaparición.

Aun así, la mejor estrategia para atacar los tipos de hongos en los pies es la prevención. Es por ello que se recomienda mantener los pies limpios y secos, particularmente entre los dedos; lavar bien los pies con agua y jabón; secar por completo la zona con cuidado por lo menos dos veces al día; usar calcetines de algodón limpios, y cambiarlos con frecuencia para mantener los pies secos; y por último, usar sandalias en superficies húmedas comunes o públicas, para evitar contagios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies