Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de fuego

El fuego es una condición comúnmente conocida que se da gracias a distintos elementos que unidos, son capaces de formarlo. Para explicarlo mejor, es la combinación de luz y calor que se producen gracias a la combustión. Esto surge gracias a una reacción química llamada oxidación, la cual es capaz de producir las llamas y a su vez produce el efecto de vapor de agua y dióxido de carbono. Existen cinco tipos de fuego de los cuales hablaremos más adelante.

Tipos de fuego

El fuegos descontrolado da paso a los incendios, los cuales son capaces de afectar de sobremanera cualquier objeto o persona, sin importar su tamaño. Una vez que el fuego afecta a las estructuras, dependiendo del tipo que sea, puede llegar a dejarla hecha polvo, o puede tan sólo generar daños leves. Pero la verdad es que el fuego es peligroso, sobretodo cuando se forma un incendio. En las personas es capaz de afectarlas tanto de forma directa, como de forma indirecta, ya que no sólo es el fuego el que es capaz de matar o producir quemaduras graves, sino el humo del mismo produce efectos muy fuertes en la vida de las personas que lo aspiran.

Para que el fuego surja, es necesario que tres elementos se unan, llamados normalmente como el triángulo del fuego, estos son el combustible, el oxígeno y el calor. Estos elementos existen en distintos lugares y son muy comunes. Por ejemplo, el fuego es capaz de iniciarse en distintos edificios debido a fallas en las distintas instalaciones. En lo que respecta a los hogares o sitios en los cuales existan cocinas, pueden ocurrir accidentes de distintas formas, incluso con niños jugando con mecheros. Por otro lado, los accidentes de este tipo también ocurren con otro tipo de elementos muy utilizados en los hogares, como las velas.

La realidad es que el fuegos puede surgir de forma muy sencilla siempre que no se tenga un buen mantenimiento en las estructuras o un cuidado exhaustivo en los hogares. Y es que tan sólo una pequeña llamarada de fuegos es capaz de desencadenar en incendio de forma muy rápida, ya que el mismo se propaga muy rápido si consigue a su paso cualquier objeto que le ayude en este proceso.

Más arriba nombramos el hecho de que existen distintos tipos de fuegos, y así es, ya que a pesar de que el mismo es un concepto global, los tipos de fuego se dividen debido a cómo se inician y cómo se apagan. Cada uno de los siguientes tipos de fuego cuenta con una forma exclusiva de apagarse, y aquí le hablamos sobre ello:

Fuego clase A

Este tipo de fuegos es aquel que surge siempre que existan materiales combustibles sólidos, cerca. Entiéndase como madera, papel, plástico, etc. La única forma de eliminar este tipo de fuegos, sin importar el nivel en el cual se encuentre, es por un proceso de enfriamiento en el cual se busca eliminar por completo el componente temperatura. Para ello se necesita de agua, bien sea en un extintor o en cualquier presentación, siempre dependiendo del tamaño del fuego.

Fuego clase B

Este tipo de fuegos es aquel que surge cuando existen líquidos combustibles presentes, entiéndase como pinturas, cualquier tipo de grasa, solventes, entre otros. La forma correcta de apagarlo es eliminando el oxígeno, y para esto se utiliza espuma. Es decir, extintores a base de espuma específicamente.

Fuego clase C

Para que este tipo de fuegos se produzca, es necesario que equipos eléctricos de baja tensión sean la razón. En este caso hay que tener mucho cuidado a la hora de apagarlo, ya que si se utiliza un extintor conductor de electricidad, puede ser peor el daño. Los extintores a utilizar no deben ser ni de agua, ni de espuma, sino de tipo BC o ABC.

Fuego clase D

Este tipo de fuegos es aquel que se da gracias a metales inflamables, entiéndase como magnesio, potasio, entre otros. Para apagarlos, se debe utilizar específicamente un extintor de polvo clase D. De esta forma el fuego se apagará y no habrá daños colaterales.

Fuego clase K

Y por último, tenemos este tipo de fuegos que es aquel que surge gracias a los aceites vegetales o, en su defecto, grasas animales. La única forma de apagarlo en con extintores especiales de clase K, los cuales contienen elementos que actúan como enfriamiento y asilamiento del oxígeno.

Todos y cada uno de estos tipos de fuego son peligrosos y si no se les controla, pueden llegar a destruir hogares y edificios sin importar el tamaño del mismo. Un incendio puede producirse de forma muy fácil y no siempre se maneja la situación de la mejor forma, es por esto que aquí les dejamos algunos consejos sobre qué hacer en presencia de fuego:

  • En caso de un incendio en lugares cerrados, es necesario salir del lugar lo más rápido posible.
  • Si se debe bajar a otra planta, no utilicen ascensores, use las escaleras.
  • Los gases y el humo que se desprenden del fuego, tienden a subir, por lo que se debe mantener agachado hasta estar lejos de los mismos.
  • Una vez que se aleje del fuego, cierre las puertas a su espalda para así demorar el avance del incendio.
  • Llame a los bomberos una vez que haya salido del edificio.
  • Si las llamas le alcanzan el cuerpo, no siga corriendo. Lo ideal es lanzarse al suelo y esconder su rostro con las manos. Debe rodar hasta que el fuego se apague.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies