Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de empaque

Un empaque es aquello que contiene un producto determinado que haya sido creado y producido con anterioridad y deba ser preservado de forma adecuada para su transporte y distribución. De este modo debe llegar el producto con su empaque intacto, sin ninguna rasgadura u orificio por el cual el producto pueda ser dañado. Además, los empaques también son muy útiles para promocionar alguna marca, diferenciar diferentes productos y brindarle un plus al consumidor de modo que la etiqueta del mismo tenga toda la información necesaria del producto.

Hoy en día, cada producto que vemos en el supermercado o en cualquier otro sitio, está empacado según distintas características, y es que existen distintos tipos de empaque diseñados de forma perfecta y crucial para todo tipo de producto (más adelante hablaremos a fondo sobre esto). Están hechos para mantener el producto como nuevo, a pesar de tener cierto tiempo de fabricado, y siempre que cuente con una fecha de vencimiento, tiene que ser mostrada en la parte externa del mismo. Todo producto que haya expirado debe ser echado a la basura con o sin empaque incluido.

Dicho de otro modo, un empaque tiene como finalidad la de proteger el producto que está guardando en su interior para que el consumidor acceda a él sin ningún tipo de problema. Además, el empaque también está diseñado para fomentar ventas, por lo que es importante su modelo exterior. Las estrategias de marketing aspiran a que cada producto, por más sencillo e insignificante que sea, esté protegido por un empaque que llame la atención del consumidor, de modo que sin importar el tamaño o la forma del contenido, el empaque obligue al individuo a llevárselo. Estas estrategias no tienen fallas en el mercado y hoy en día existen un sinfín de modelos de empaques con etiquetas y formas que llaman la atención en cualquier anaquel.

Tipos de empaque

Los tipos de empaques suelen ser distintos y básicos, y es que los mismos se clasifican según sus materiales, ya que cada uno se encarga de proteger ciertos productos.

Los tipos de empaque son los siguientes:

Empaques de vidrio

Este tipo de empaque es muy reconocido ya que es utilizado en diferentes ámbitos, como la cocina, la medicina y la cosmética. Lo que más solemos observar en este material, son frascos y botellas que protegen líquidos o productos en estado gaseoso. Sin embargo, los productos sólidos también son comúnmente vistos en estos empaques. Se utilizan mucho en las farmacias para proteger medicamentos que deban ser resguardados en vidrio. También sirven para envasar comida y bebidas de larga duración, como los refrescos y jugos.

Estos empaques cuentan con una ventaja increíble para el mundo ya que su impacto ambiental es mínimo y permiten que sea reciclados con facilidad, de modo que pueden ser utilizados en distintas ocasiones, siempre y cuando se laven frecuentemente y luego de usar.

Por otro lado, son útiles para saber lo que se está comprando ya que en su mayoría son transparentes, por lo que ver el contenido es sencillo siempre que la etiqueta no lo esconda. Pese a todas estas ventajas, hay que ser muy cuidadosos a la hora de tener uno de estos ya que se rompen con facilidad si se golpean con alguna superficie, o bien, si caen al suelo, lo cual pondría en riesgo la vida de los que se encuentre cerca.

Empaques de metal

Actualmente, existen distintos tipos de metales con los cuales se fabrican los empaques, y los mismos dependerán siempre del contenido que vayan a resguardar. Por lo general, las bebidas gaseosas se mantienen en empaques de aluminio. Si por el contrario, lo que está manteniendo es algún alimento, se utiliza el acero. Son empaques resistentes y pueden ser utilizados en diferentes ocasiones, también manteniéndolos limpios antes de volver a usar. Son reciclables, un poco costosos y algo pesados, pero cumplen su función de maravilla.

Empaques textiles

Los empaques textiles suelen ser aquellos que se fabrican con fibras cuyo origen es vegetal. Los sacos y las bolsas son aquellos empaques textiles más vistos por los supermercados y suelen proteger muy bien los granos. Son empaques muy económicos y nada contaminantes, lo cual ayuda de maravilla al medio ambiente y a su utilización de forma habitual.

Empaques de papel

El papel madera es aquel que se utiliza para proteger otros empaques. Es muy usual es distintos supermercados y sirven de maravilla cuando vienen en forma de cajas, lo cual ayuda a la movilización de productos pesados y a que no se rompan en caso tal de que resguarden empaques de vidrio. Por otro lado, cuando recubren productos de forma directa, funcionan de maravilla ya el aire es absorbido y el producto se conserva sin que el polvo u hollín afecten al mismo. Además, son empaques en un material que permiten ser reciclados con mucha facilidad y no suelen ser tan costosos. Sin embargo, es un material frágil que no puede estar en contacto con el agua porque se arruina por completo.

Empaques de madera

Estos tipos de empaque son sumamente resistentes gracias a su material y permiten transportar productos pesados y grandes a distancias muy largas. Protegen lo que resguardan con mucha fuerza y resisten distintos golpes. Pese a esto, este tipo de material es amigo de las plagas y enemigo del bolsillo humano ya que no resultan ser muy económicos. Además, suelen descomponerse con facilidad si se exponen al sol y a la humedad con mucha frecuencia.

Empaques de plástico

Los empaques de plástico no generan un buen impacto sobre el ambiente, y es que los mismos son sumamente difíciles de reciclar, pero son excelentes para contener comida, productos de limpieza y aceites de cualquier tipo. Pese a eso, son empaques inflamables por lo que es sumamente importante que se mantenga resguardado en ambientes frescos y alejados de cualquier tipo de fuego. Son empaques que pueden ser utilizados en distintas ocasiones, y duran lo mismo que resisten: mucho.

Como ven, cada tipo de empaque está hecho para albergar distintos tipos de productos en diferentes estados (sólidos, líquidos y gaseosos) y todos son muy comunes y resistentes a su manera, pese a esto, con todos hay que tener cuidado ya que así como cuentan con ventajas, también cuentan con desventajas que hay que tener siempre presente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies