Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de ejercicios físicos

El cuerpo humano está hecho para estar siempre en movimiento, por lo que el ejercicio físico es maravilloso y nos otorga a las personas un montón de beneficios que sirven para prevenir enfermedades, mantener el cuerpo saludable y, por si eso no fuese ya demasiado, también tonifica y mantiene el cuerpo estilizado y en forma. Lo que es correr, saltar y mantenerse completamente activo cada día, garantiza un cuerpo sano y lo suficientemente activo como para combatir el envejecimiento y futuras lesiones a nivel cardíaco.

Todos y cada uno de los ejercicios que conocemos son beneficiosos, tanto los aeróbicos como los de fuerza y flexibilidad, y es que cada uno de ellos aporta salud a nuestro cuerpo y nos mantiene en forma, además de que fortalecen nuestros músculos y articulaciones, y refuerzan el sistema cardiovascular y respiratorio. Pese a esto, hay que elegir muy bien los horarios y el espacio en el cual se realizan ya que pueden interferir en nuestras actividades diarias.

Los beneficios del ejercicio físico son un montón, y es que no sólo benefician al cuerpo sino también la mente y el estado anímico de cada persona. Dentro de los principales beneficios que deja el hecho de ejercitarse físicamente, están los siguientes:

  • Te mantiene saludable y en un peso correcto.
  • Te ayuda notablemente a tonificar los músculos.
  • Ayuda a que mejores la flexibilidad, lo cual pone esbelto tu cuerpo.
  • Te ayuda a mantener bajo control los niveles de colesterol en la sangre, lo cual a su vez te favorece la oxigenación de los tejidos, protegiendo al corazón y al cerebro.
  • Permite que tu riesgo de padecer diabetes disminuya, ya que al ejercitarte, tu cuerpo mejora su utilización de insulina.
  • Ejercitarte te ayuda a generar endorfinas que mantienen tu ansiedad y tu estrés al margen.
  • Ayuda a prevenir enfermedades graves como el cáncer y la osteoporosis.
  • Te ayuda a aumentar las defensas.
  • Mejora tu funcionamiento a nivel intestinal.
  • Te ayuda a mantener tu estado de ánimo activo y por las nubes.
  • Favorece tu creatividad.
  • Y te ayuda a disminuir el insomnio, ya que controla los ciclos de sueño.

Como ven, son muchos y excelentes los beneficios que hacer ejercicios físicos te aporta, y esos ni siquiera son la mitad, por lo que aún hay muchas ventajas por descubrir.

Hacer ejercicios es una decisión que va de la mano con la fuerza de voluntad, por lo que hay que tener muchas ganas de mejorar nuestra vida, y lo primero que tienes que tener en cuenta antes de comenzar a realizar ejercicios físicos, es el hecho de comenzar con un régimen, además de ir al médico para saber en qué condiciones físicas nos encontramos. De esta forma descartamos el hecho de sufrir riesgos de salud y lesiones.

Luego de ir al médico y determinar que podemos empezar a realizar ejercicios, es momento de elegir una actividad que te guste y que sepas que vas a disfrutar, ya que si se torna tediosa te desmotivarás y no seguirás con ella. Si tienes mucho tiempo siendo sedentario/a, sabrás que al principio será difícil adquirir el hábito, pero una vez que te acostumbres, y sea algo que te guste hacer, lo harás con muchas más ganas e interés.

Existen dos tipos de ejercicios físicos que engloban diferentes actividades, y son los siguientes:

  • Ejercicios aeróbicos: estos ejercicios engloban todas aquella actividad física que permite que tu corazón lata más rápido de lo normal, haciendo que la sangre fluya más rápido a través de los músculos, de modo que quedan oxigenados. Estos ejercicios son sumamente importantes para la salud del corazón y toda la oxigenación del cuerpo, creando además endorfinas. Correr, practicar natación, caminar, trotar, saltar la cuerda, ir en bicicleta, subir una montaña a buen ritmo y cualquier otra actividad física que requiera de esfuerzo y movimiento continúo, es un ejercicio aeróbico. La mejor forma de practicarse es de 3 a 4 días a la semana y en un periodo de tiempo de entre 30 y 45 minutos, sin sobrepasarse.

  • Ejercicios anaeróbicos: estos son los ejercicios de fuerza que nos permiten tonificar y fortalecer todos y cada uno de los músculos del cuerpo, lo cual nos permite tener más energía y un cuerpo fuerte y resistente frente al cansancio. Además, nos ayuda a proteger todas las articulaciones, lo cual a su vez nos ayuda a prevenir lesiones durante el ejercicio aeróbico que realices. Levantar pesas, el remo, escalar, realizar flexiones y sentadillas son tan sólo algunos ejemplos y debes practicarse de 3 a 4 veces por semana, preferiblemente bajo supervisión para evitar lesiones.

Ya lo ven, hacer ejercicios es magnifico y nos inculca disciplina, por lo que si estás pensando en empezar una rutina, ¡no esperes más y empieza ya mismo!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies