Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de dolor

Sentir dolor es sinónimo de tener algo extraño en nuestro cuerpo que incluso aún no hemos detectado. Puede ser agudo, crónico o apenas leve y puede estar en la cabeza, espalda, piernas, manos o incluso en el dedo pequeño del pie, pero sea cual sea el lugar en el cual se encuentre, genera una molestia para el que la sufre.

Tipos de Dolor

Si el dolor es persistente, puede interferir en la vida normal de una persona y puede partir después de un traumatismo, o bien puede que sea el síntoma de una lesión o el comienzo de una enfermedad de la cual no tenías ni idea. Lo recomendable es ir al médico si el dolor se va intensificando y no se detiene.

Sin importar realmente cuál sea la causa del dolor, el mismo puede aparecer en donde crea necesario y con diferentes grados de intensidad, y si aún no te queda muy claro, a continuación hablaremos de los distintos tipos de dolor que existen.

Tipos de Dolor en función de la duración

  • Agudo: Este tipo de dolor es real y generalmente surge tras una contusión o una fractura musculoesquelética. Es de corta duración, básicamente, y no contiene un grado elevado de componente psicológico.
  • Crónico: Este dolor tiene una larga duración, y por lo general se extiende a más de seis meses. Es bien acompañado por el componente psicológico y los pacientes con cáncer lo padecen con frecuencia.

Tipos de Dolor en función del dolor

  • Físico: Este tipo de dolor es fuerte y existe realmente en alguna zona de nuestro cuerpo. Puede surgir tras un golpe o algún traumatismo de gravedad. También puede aparecer debido a una mala postura durante un rango de tiempo o una enfermedad. El dolor de espalda es uno de los mejores ejemplos.
  • Emocional: Este tipo de dolor es invisible ante los ojos de las demás personas y puede ser escondido durante largos periodos de tiempo. Puede contraerse debido a una tristeza, la ruptura de pareja, el despido. Para evitarlo, lo ideal es saber gestionar el cambio de vida.
  • Psicológico: A pesar de tener mucha similitud con el dolor emocional, es distinto, y es que este tipo de dolor consiste en reflejar un estado emocional en un nivel físico. El estrés y la ansiedad pueden hacerte contraer este tipo de dolor.

En función de la patología

  • Neuropático: Este es un tipo de dolor punzante y quemante, y es el mismo que aparece luego de una lesión. Se caracteriza por ir en aumento y hacerse notar cada vez más.
  • Nociceptivo: Este tipo de dolor es bastante común y aparece cuando se estimula el sistema nervioso que se mantenía intacto. Es un dolor que trae beneficios al cuerpo al realizar la acción protectora y así evitar daños mayores.
  • Psicógeno: Este tipo de dolor es causado por la psicología, y algunas de las variables que lo componen y que influyen de forma directa sobre él, son las creencias, los miedos, los recuerdos o las emociones. Estamos hablando de un dolor real que se trata de forma directa con un psiquiatra.

En función de la localización

  • Somático: Este tipo de dolor ocurre cuando los nociceptores somáticos en la piel se existan de forma anormal, afectando músculos, articulaciones, ligamentos y hasta los huesos. Es tratado generalmente con antiinflamatorios sin esteroides.
  • Visceral: Este tipo de dolor puede afectar zonas alejadas completamente al lugar en el cual se originó y se debe a la excitación anormal de nociceptores viscerales. Los cólicos son una ejemplo claro de estos dolores.

En función de su intensidad

  • Leve: Este tipo de dolor no es tan intenso y puede pasarse rápido. La persona que lo padezca puede pasar el día sin necesidad de detener sus actividades cotidianas ya que no le resulta tan incómodo.
  • Moderado: Este tipo de dolor no es tan fuerte pero sí puede llegar a afectar las actividades cotidianas de cualquier persona que presente uno de esta intensidad. Generalmente es tratado con medicamentos en bajas dosis.
  • Severo: Este tipo de dolor es el más intenso y resulta insoportable. No sólo incurre de forma directa en la vida de la persona que lo padezca sino también con el descanso por lo que estar en casa también resultaría doloroso. Se trata con medicamentos en dosis moderadas, en rangos de tiempo no tan largos.

Otros tipos de dolor

Apartando las listas anteriores, existen otros tipos de dolores que pueden ir desde lo agudo hasta lo más leve y son muy comunes, como los dolores de cabeza, de espalda, las cefaleas y las migrañas, además de los dolores de muela que son bastante tediosos.

Por otro lado, la fibromialgia es una enfermedad muy dolorosa que se caracteriza por un dolor muscular crónico cuyo origen y causa son totalmente desconocidos. Viene acompañado además, de fatiga y otros síntomas.

Otro tipo de dolor que vale la pena nombrar, es el dolor fantasma, que se produce por un miembro fantasma. Este tipo de dolor lo padecen algunas personas que hayan perdido alguna extremidad y que aún continúan sintiendo sensaciones de dichos miembros amputados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies