Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de cuentas (rubros contables)

Las cuentas, en el área contable, se refieren al registro de las disminuciones o aumentos que puede sufrir un capital contable como efecto de las acciones u operaciones que realice una persona, negocio o empresa.

Por supuesto que, lo único que sufre aumentos o disminución por las acciones u operaciones de una persona, negocio o empresa no es el capital contable, también lo sufren los activos, pasivos o un determinado valor que posea.

Las personas o profesionales encargados que manejar este tipo de cuentas son los contadores, los cuales deben estudiar varios años en la universidad para poder ser llamado contador, y no solo eso, porque la experiencia laboral también es muy importante para poder ejecutar esta importante labor de forma correcta.

¿Qué es un rubro contable?

Probablemente, ya tenga una idea de lo que es un rubro contable, pero, sus cada palabra tiene su propio significado que, al conocer ambos, le da mucho más sentido a la palabra rubro contable.

La palabra rubro hace referencia a una categoría o a un título, en este caso, se puede decir que el rubro viene siendo un conjunto de entidades que poseen algunas características en común.

Mientras que la palabra contable, se encuentra directamente relacionada con la contabilidad que, de forma más técnica, se puede decir que es la técnica que permite registrar movimientos financieros o económicos.

Al conocer el significado de las dos palabras por separado, se puede decir que un rubro contable es la sección que permite agrupar diferentes cuentas. Teniendo esto en cuenta, cuando se habla de un balance o de un presupuesto, se tiene claro que estos se pueden dividir en distintos rubros, todo depende de las categorías que se planean incluir.

Cómo funciona un rubro contable

Primero, debe recordar que cada cuenta representa los cambios que sufre un capital, es decir, a la hora de comenzar a agrupar las cuentas en un libro contable, se deben agrupar en rubros.

Ahora, si puede visualizar un libro contable con al menos una página llena, se dará cuenta que existen diferentes rubros contables en él, algunos ejemplos de estos rubros pueden ser: Impuestos por pagar, Impuestos por cobrar, caja, entre muchos otros.

Claro que, podrá entender mejor todo el asunto de los rubros contables después de ver los tipos que existen, porque de esta forma podrá entender porque llevan esos nombres, y porque los dividen de la forma en que visualizo en el libro contable (en caso de que ya haya visto uno).

Es importante mencionar que, el rubro contable puede ser usado en otro contexto, porque al hablar de rubro contable, este puede hacer referencia a todo el sector de la contabilidad, es decir, como algo general. Esto suele ocurrir cuando una empresa o un individuo realizan un trabajo que se encuentra vinculado a la contabilidad como actividad económica principal.

Tipos de cuentas (rubros contables)

Ya se le viene dado una introducción de lo que son los rubros contables y para que se utilizan, pero ahora, se le hablara de los tipos de rubros contables que existen en el mundo de la contabilidad, para que así, puede entender un poco mejor cómo se manejan todos estos elementos.

Los tipos de cuenta o rubros contables son los siguientes:

  • Activo o rubros contables del activo. Este tipo de cuenta representan los derechos o las posesiones que posee un individuo o una empresa. Estas cuentas comienzan a sufrir disminuciones cuando se comienzan a adquirir créditos, y por supuesto, cuando hay cuentas que se deben pagar.

Otras formas para que el activo sufra una disminución son a causa de los cargos o los débitos.

El activo tiene una característica muy particular, esta es que siempre tiene un saldo deudor o se encuentra saldado (esto quiere decir que ya no tiene deudas), esto significa que el débito y el crédito de este tipo de cuentas son igual.

Los rubros activos cuentan con unas categorías, a continuación alguna de ellas:

  • Activo corriente. En esta categoría se encuentran: las disponibilidades, que pueden ser valores al cobro, caja, moneda extrajera, entre otros; las inversiones, que pueden ser títulos públicos, plazo fijo, entre otros; créditos, que puede ser documentos a cobrar, anticipo de impuestos, seguros pagados por adelantado, deudores en gestión judicial, deudores por ventas, crédito fiscal, entre otros.

Otra categoría que no se puede dejar de mencionar es la de bienes de cambios, que pueden ser materia prima, mercancías, productos en proceso, anticipo a proveedores, productos terminados, entre otros.

  • Activo no corriente. En esta categoría se encuentran: las inversiones, que pueden ser inmuebles en alquiler, entre otros. Los bienes de uso, que pueden ser equipos de informática, mobiliarios, maquinarias, instalaciones, entre otros.
  • Activo intangible. Aquí se incluye básicamente todo activo no físico, tales como las marcas registradas, derechos de autor, concesiones, entre otros.
  • Pasivo o rubros contables del pasivo. Este tipo de cuenta representa las deudas que tiene un individuo o una empresa. Estas cuentas son compromisos de pago que el individuo o la empresa no pueden eludir, estos compromisos suelen ser a terceros.

Es mejor entender este tipo de cuentas como las cuentas que financian a los activos, y estas sufren aumentos cuando se debitan o se cargan, y la forma en la que estas cuenta decrecen es cuando son abonadas, es decir, cuando se comienzan a pagar.

De forma similar que los rubros contables activos, los pasivos poseen un saldo acreedor o están saldados.

Los pasivos también cuentan con unas categorías que, a continuación se presentaran algunas de ellas:

  • Pasivo corriente. En esta categoría se puede encontrar: las cuentas por pagar, que pueden ser documentos a pagar, proveedores, acreedores, entre otros; las remuneraciones y cargas sociales, que pueden ser sueldos a pagar, cargas sociales a pagar, entre otros; los préstamos, que pueden ser adelantos en cuenta corriente, hipotecas a pagar, entre otros.

Otras categorías que no se pueden dejar de mencionar son: las cargas fiscales, que pueden ser impuestos a pagar, débito fiscal, entre otros; anticipo de clientes; dividendos a pagar; otros pasivos, que pueden ser servicios a pagar, alquileres cobrados por adelantado, intereses cobrados por adelantado, entre otros.

  • Pasivo a largo plazo. Aquí se incluyen todos los préstamos bancarios que superan el plazo de un año, un claro ejemplo de esto son las hipotecas.
  • Patrimonio. Aquí se incluyen la revalorización de capital, el mismo capital, la retención de utilidades, la pérdida del ejercicio, entre otros.

En el área de la contabilidad, por supuesto que existen muchos otros rubros de las categorías que forman parte de los tipos de rubros contables, pero, esos se van conociendo en el campo laboral, porque también depende mucho de la empresa en la que se encuentre trabajando la persona.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies