Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de créditos

Cuando una persona necesita dinero al momento, pero no dispone del mismo, puede acudir al banco de su país para optar por un crédito, que vendría siendo el préstamo de dinero otorgado por una entidad bancaria. Luego de que sea aprobado, el cliente deberá de devolver dicho dinero por medio de pagos en cuotas, aunque también es válido saldar la deuda al pagar un solo monto.

Independientemente de los tipos de créditos que pida el cliente, el banco siempre estará pidiendo una fracción de intereses adicionales, que vendría siendo la compensación que tendrá por todo el tiempo en el que el dinero prestado no estuvo.

Para ser más específicos, el interés es un monto de dinero que corresponde a un porcentaje del crédito que se paga a parte de la cantidad de dinero que el banco ha prestado.

¿Cualquier persona puede pedir un crédito al banco?

La respuesta a esta interrogante, es bastante sencilla: no. ¿Por qué? Para que una persona pueda tener acceso a un crédito bancario, es necesario que esta cumpla con ciertos requisitos que pueden variar dependiendo del país. Sin embargo, los más básicos serían el de contar con antecedentes comerciales y crediticios adecuados. Además de ello, también la persona debe de mostrar ingresos actuales y posteriores.

La razón por la que es necesario cumplir con estos requisitos básicos, se debe a que el banco debe de asegurarse que la persona a la que le está prestando dinero por medio de un crédito, podrá devolver el dinero posteriormente. Si alguien simplemente no demuestra que tiene ingresos o es de confianza, simplemente se le será rechazado el crédito bancario.

Tipos de créditos que puedes solicitar en un banco

El crédito puede ser utilizado para diversas razones, como la compra de viviendas o para adquirir el capital necesario que impulse a una nueva compañía. Cuando una persona solicita un crédito, lo más probable es que opte por tres de los más comunes, los cuales son los siguientes:

Créditos de consumo

Cuando la persona opta por un crédito de consumo, lo hace con la finalidad de adquirir algunos bienes como artículos electrodomésticos, de entretenimiento, automóviles, muebles y adornos. Adicionalmente este tipo de crédito también abarcan otros bienes que no son materiales, tales como un viaje o cualquier otra actividad que sea de ocio.

Para evitar problemas con la entidad bancaria, es necesario que el cliente realice el pago del crédito en el tiempo que se pactó antes de ser otorgado. Cuando se aprueba uno crédito de consumo, el tiempo aproximado en que la persona debe de pagarlo puede variar entre uno o cuatro años.

Por otro lado, si el cliente logra recuperar el dinero necesario mucho antes de que el lapso de tiempo finalice, puede hacer

Créditos comerciales

Cuando una empresa, bien sea pequeña o grande, necesita de un capital de trabajo para empezar o continuar con su funcionamiento, es muy común el hecho de que esta solicite un crédito comercial, el cual servirá para la adquisición de bienes o pagos de servicios, los cuales estarán enfocados hacía la orientación de la compañía.

El tiempo aproximado en el que la compañía debe de pagar el préstamo, puede ser de uno a cuatro años, al igual que el crédito de consumo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el préstamo que podría realizar una empresa suele ser mayor.

Créditos hipotecarios

Algunos bienes como casas o terrenos, se caracterizan por tener altos valores, siendo casi imposible para muchos pagarlos de manera inmediata. Por suerte, existe una gran opción para estos casos: solicitar un crédito hipotecario.

A través de este crédito otorgado por el banco, el cliente tiene la oportunidad de adquirir una propiedad que ya se encuentre construida o un terreno. A su vez, también se aplica con la construcción de viviendas y otros bienes de raíces.

A diferencia de los otros dos tipos de crédito, el plazo para el pago de los créditos hipotecarios suele ser mucho mayor, llegando incluso hasta los 40 años. Sin embargo, en los casos más comunes este plazo dura de ocho a veinte años, siendo tiempo suficiente para que el cliente pague su crédito.

Gastos que se deben de hacer para solicitar un crédito

Además del simple hecho de solicitar un crédito, el deudor también debe de cargar con algunos gastos que son necesarios para el otorgamiento de dicho préstamo. Entre ellos, se encuentran los impuestos de timbres y estampillas, gastos notariales, gastos relacionados con los bienes recibidos en garantía y primas de seguros.

Aunque estos gastos normalmente no son tan costosos, es necesario disponer de una pequeña cantidad de dinero para lograr cubrirlos, de lo contrario el banco no podrá otorgarle el crédito a la persona. Cabe destacar que los gastos pueden variar dependiendo de la entidad bancaria o del país.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies