Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de contaminación

La contaminación es aquello que se conoce cuando en cierto espacio físico existen agentes de cualquier tipo que mantengan el medio contaminado, sin importar qué tipo de contaminación sea. Esto quiere decir que el entorno se vea afectado de forma negativo gracias a ese agente, que bien puede ser físico, químico o biológico y que el mismo sea nocivo para la salud de cualquier ser vivo, incluyendo dentro de este grupo tanto a humanos, como a plantas y animales.

Por otro lado, la contaminación también es cualquier tipo de alteración que se efectúe en algún tipo de sustancia, comida o producto, y que se observa gracias a la respuesta negativa de los mismos. Cuando existe contaminación en cualquier de estos aspectos, es importante radicar el problema de raíz y así determinar las fallas que existieron para evitar hacerlo de nuevo. Si es necesario, desechar la muestra y realizar otra, libre de cualquier tipo de contaminación.

En algunas ocasiones suele tomarse la palabra contaminación como variable para declarar el contagio de alguna enfermedad o algo similar, como una alergia tópica, debido a que en ciertos países este término se toma como sinónimo de contagio.

En el medio ambiente se puede observar todo tipo de contaminación, que poco a poco se va agravando hasta hacerse notar a gritos, y es que las consecuencias pueden ser tan dañinas que acaban afectando a un gran número de personas y su día a día, además de que esto afecta de forma directa, e indirecta, a la flora y a la fauna que está expuesta.

Este tema ha sido discusión en debates a través de los años, sobretodo por el tan sonado calentamiento global. Este fenómeno se ha ido dando desde hace muchos años atrás, mostrando consecuencias tan graves para nuestro planeta que actualmente las alarmas están encendidas hacia esto. Lo que es el derretimiento de los glaciares de hielo, los movimientos de las placas tectónicas y el daño que se le está causando a la capa de ozono, son tan sólo algunas de las consecuencias más escuchadas hoy en día.

Debido a esto, se ha estipulado que un gran número de personas son capaces de morir por alguno de estos daños, causados siempre por algún tipo de contaminación. Y es que cómo no, si los humanos comienzan a aumentar su consumo de productos y, por ende, de desechos, lo que genera el consumo de sustancias tóxicas provenientes de los altos grados de contaminación.

¿Existen distintos tipos de contaminación?

Así como venimos comentando, la contaminación es un término global que hace mella a algo común y general, pero en realidad no existe tan sólo un tipo de contaminación, sino una gran diversidad.

Es impresionante lo mucho que es capaz de afectar a nuestro planeta el hecho de que algunas cosas, por mínimas que parezcan, sean capaces de producir tanto daño, tanto en el mundo, como en los seres humanos, afectando de este modo a nuestras montañas que están incendiándose, o a los animales, que están quedándose sin comida, o a todas aquellas personas que están falleciendo debido a todos los movimientos sísmicos que han estado sucediendo.

Poco a poco esto ha ido agravándose, y si nosotros los humanos no ponemos empeño es salvar nuestro planeta, será lo último que veamos, ya que sólo es cuestión de tiempo para que las cosas empeoren y nuestra capa de ozono no resista lo suficiente.

Para entender un poco más sobre este tema, a continuación les hablamos sobre los tipos de contaminación que existen actualmente y cómo se identificarlos:

Contaminación del agua

La contaminación del agua es uno de los tipos de contaminación que más es capaz de afectar a nuestro planeta y a todos los seres vivos que lo habitan. Consiste en la alteración negativa de las partículas de agua, que por lo general es capaz de hacer daño al medio ambiente, y por ende, a los seres humanos, animales y plantas.

Si bien existen muchas situaciones que pueden alterar el curso natural del agua, es la mano del hombre la principal causa razonable para esto, sobretodo por lo que son las aguas residuales. Si estas no se procesan como debe ser, y no se tratan con los agentes especiales, el agua se mantiene contaminada y de este modo los animales que la consuman, se contaminarán también. Esto es capaz de afectar diversas industrias, como la ganadería, como ejemplo principal.

Contaminación del aire

De nuevo, un tipo de contaminación muy conocido y debatido desde hace mucho tiempo. La contaminación del aire consiste en el hecho de que el nuestro ambiente existan partículas contaminantes que sean capaces de hacer daño a todo un entorno.

Estas partículas pueden ser tanto sólidas, como líquidas y gaseosas, y suelen afectar la vida de todos los seres vivos que habitan nuestro planeta. Este tipo de contaminación es perjudicial para la vida de los humanos, ya que a través de ella cualquier persona ingiere sustancias tóxicas, que pueden acabar en enfermedades respiratorias o aún peores.

Las causas pueden ir desde lo natural, hasta lo común. Es decir, pueden ir desde la erupción de algún volcán, hasta la mano del hombre. Esto último se debe a muchas situaciones en donde el hombre, siempre pendiente de su beneficio propio, olvida que el mundo también necesita entendimiento y comienza a utilizar agentes contaminantes, como el monóxido de carbono.

Contaminación del suelo

Así como nos lo indica su nombre, la contaminación del suelo es aquella en donde es el suelo de la tierra el que se ve afectado, siendo este modificado negativamente gracias a diversas sustancias.

El hecho de que el suelo se vea afectado de forma negativa, trae como consecuencia el hecho de que sus propiedades se vean modificadas, consiguiendo que desequilibrios de todo tipo de vean envueltos en estos factores cambiantes.

Estos desequilibrios pueden ser tanto físicos, como químicos y biológicos, lo cual afecta considerablemente la vida de los seres vivos y todo su entorno común. Este tipo de contaminación puede ser causado por agentes tóxicos que se incluyan tanto en el aire, como en el agua.

Sin embargo, la mano del hombre también tiene que ver en esto, ya que mientras más fertilizantes se le añadan a la tierra fértil, más se irá contaminando. Además, el hecho de arrojar basura en el suelo es un factor común de este tipo de contaminación.

Contaminación visual

La contaminación visual es aquella que se observa en un sinfín de lugares en donde existe un desequilibrio en algún área específica. Es decir, por lo general la modificación de algún sitio, en donde se coloquen elementos en donde impidan la visualización o se afecte de forma negativa el modelo del entorno, se toma como contaminación visual ya que la misma afecta de forma directa un sitio que debe estar armonioso en todo sentido.

A pesar de que pueda sonar algo increíble, ya que cada quien lo observa desde su punto de vista, la realidad es que este tipo de contaminación también es nocivo para la salud de los seres humanos, sobretodo porque a algunos les genera estrés y ansiedad.

Contaminación acústica

Por supuesto, la contaminación acústica, o también y mejor conocida por ahí como la contaminación sonora, es aquella que surge de forma inmediata siempre que exista algún tipo de ruido que perturbe tanto a seres humanos, como a animales.

Esto se debe al exceso del sonido que debería mantenerse en volúmenes normales para que no afecte de forma directa al medio ambiente. Por lo general, este tipo de contaminación es siempre generada por los humanos, sobretodo por aquellas situaciones en donde maquinarias hacen acto de presencia, o en donde los aviones buscan despegar.

De nuevo estamos ante un tipo de contaminación que afecta de forma negativa la salud de las personas, sobretodo a su salud auditiva, ya que de este modo se puede llegar a explotar un tímpano. Sin embargo, también afecta la salud emocional de las personas, ya que el exceso de ruido genera estrés y ansiedad, además de frustración.

Contaminación de interiores

La contaminación de interiores si bien no es nueva, no es demasiado sonada por ahí como las anteriores, sobretodo porque la misma es bastante difícil de observar, pero muy común en apartamentos y casas.

Toda la contaminación del exterior del hogar es capaz de entrar a través de las puertas, rendijas y ventanas y perjudicar muebles, suelos y hasta aparatos de cualquier tipo, pudiendo aparecer en diversas maneras, como ácaros y moho.

Es ideal que dentro de los hogares exista una buena ventilación, de modo que todas estas partículas diminutas e invisibles se alejen de los elementos del hogar y de este modo prevenir este tipo de contaminación.

Contaminación lumínica

La contaminación lumínica, aunque te resulte difícil de creer, es bastante dañina tanto para humanos como para animales, y es que todos estamos tan acostumbrados a la luz artificial, que incluso de noche, cuando las estrellas y la luna hacen acto de presencia, se le utiliza, lo cual impide muchos procesos biológicos naturales.

Además de que esta luz es dañina para nosotros los humanos, lo es aún más para los animales. Para poner un ejemplo bastante claro, están las tortugas marinas recién nacidas, las cuales requieren de la luz de luna en todo momento para poder llegar al mar. Estas, al contar con tanta luz artificial, tienden a confundirse y perderse, lo cual acaba en su muerte.

Si bien nadie puede vivir sin luz, existen bombillos y lámparas que enfocan la luz necesaria en las áreas precisas, sin necesidad de expandir sus rayos lumínicos y así mantener el orden del universo como se debe.

Contaminación radiactiva

Este tipo de contaminación es bastante común, pero no tan conocida como las anteriores. Este consiste en que los niveles de radiación que sean causados por una razón natural o estimada, sean aumentados.

Si bien no es nocivo para la salud humana porque el ADN no se ve afectado de forma directa y no sufre de ningún tipo de alteración, existen daños que a la larga pueden ir apareciendo.

Contaminación por ondas electromagnéticas

Y para finalizar, tenemos un tipo de contaminación que ha ido llamando la atención de las personas a medida que se ha ido descubriendo, y es que realmente es algo nuevo para todos.

Este tipo de contaminación consiste en el hecho de que todas aquellas ondas electromagnéticas que sean producidas gracias por todos aquellos aparatos por los cuales las personas pueden comunicarse, como teléfonos de cualquier tipo, satélites y, aunque no entre en la descripción, el microondas, afecten nuestro cuerpo de forma considerable.

Sin embargo, la ciencia aún está avanzando en este tema, por lo que poco a poco se irán descubriendo verdaderas consecuencias nocivas para nuestra salud. Por ahora, tan sólo se reconoce que los animales sienten estas ondas de forma directa y se ven considerablemente afectadas.

tags:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies