Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de brackets

Los dientes son un tema delicado que a miles de personas les afecta en su día a día, sobretodo por su salud y su estética. Si bien suena tedioso de mencionar, es importante mantener un buen cepillado diario para evitar gérmenes, suciedades y la formación de las tan odiadas caries. Para esto existen los odontólogos, quienes se hacen cargo de realizar limpiezas, instruir a los individuos en una buena higiene y arreglar cualquier detalle que exista en los dientes.

Sin embargo, dentro del mundo odontológico, existe otra rama que es igual de importante, y es aquella conocida como ortodoncia. Esta especialidad es aquella que se encarga de estudiar la posición de los dientes, junto a su formación y avance. De este modo, un ortodoncista es aquel que previene y diagnostica alguna irregularidad en los dientes, otorgando así un tratamiento especial para ello, volviendo a su posición correcta todos los dientes y estructurando una dentadura perfecta.

La idea de la ortodoncia es ofrecer a los usuarios una dentadura perfecta, libre de anomalías y/o molestias, ya que si bien a algunas personas no les incomoda que la posiciones de sus dientes no sea la correcta, o que su mordida no calce, a muchas otras esto les genera dolor, malestares y molestias muy regulares.

Si bien esto ha tenido un auge de popularidad es los últimos años, la realidad es que el hecho de querer corregir anomalías en los dientes viene de épocas muy pasadas, comenzando en aquellas antes de Cristo, en donde se creaban diseños a la altura de la época y se arreglaban las anomalías en los dientes de forma certera. Desde allí, esto ha ido avanzando hasta llegar a lo que es ahora: una especialidad que ayuda con el cuidado de los dientes y fomenta una sonrisa perfecta.

Los brackets forman parte importante de este hecho, ya que con los mismos se realizan los arreglos pertinentes en la dentadura de quienes sufren desarreglos en la misma. Son piezas que cuentan con una forma precisa que debe ir unida a los dientes mediante un arco metálico. Esto consiste en mantenerlos adheridos a los dientes bajo una presión exacta, y según sea el problema, con el fin de que los dientes se vayan movilizando según sea lo requerido.

La idea es llevar, con calma y paciencia, los dientes a su posición correcta, sin necesidad de realizar operaciones dolorosas. Este, sin duda, es el mejor tratamiento para solucionar malformaciones en los dientes.

¿Existen distintos tipos de brackets?

¡En efecto! La variedad de brackets que existe es fabulosa, por lo que la misma se adapta a todos los gustos y necesidades. Y es que estos problemas es importante solucionarlos a temprana edad, por lo que no es extraño observar niños y adolescentes jóvenes con brackets puestos. Y es que esto es lo maravilloso de este mundo, que los mismos se adaptan a cada personalidad y necesidad, pudiendo variar en color y tamaño.

Todos los tipos de brackets se muestran en bandeja para que los usuarios elijan cuáles quieren utilizar, con el fin de sentirse cómodos y con una sonrisa perfecta, aún con los aparatos puestos.

Para ampliar un poco esta información, a continuación les hablamos sobre los tipos de brackets más utilizados de todos:

Brackets metálicos

Los brackets metálicos son el tipo de aparatos más utilizados en todo el mundo, ya que los mismos se adaptan a cualquier edad y ayudan a corregir un sinfín de problemas, en donde destacan las mordidas cruzadas o abiertas y arreglar la postura de los dientes, sin importar si los mismos se hallan montados sobre otros, o demasiado separados, o en una posición distinta a la vertical. Además, estos también ayudan a solucionar todos aquellos problemas que se generen en la mandíbula, debido a los dientes.

Si bien son maravillosos y los más elegidos por los jóvenes y niños, los mismos destacan por ser buenos y económicos, pero para nada estéticos, y es que los mismos se observan claramente apenas la boca se encuentra abierta, lo que los hace una opción poco apropiada para adultos.

Sin embargo, son versátiles y eficientes, por lo que si se busca un buen resultado, esta opción es magnifica.

Están hechos de acero inoxidable de excelente calidad y cuentan con una variedad de colores en cuanto a gomas se refiere. Es por esto que son la mejor opción para todos los pequeños de la casa, haciendo que con los colores de su antojo les sean más cómodos de utilizar.

Brackets Damon

Similares a los anteriores en cuanto a características y eficiencia, estos son aquellos brackets que no cuentan con ligaduras, lo que genera que el tiempo de duración de la ortodoncia, se reduzca.

Específicamente hablando, los brackets son unidos a los alambres gracias a un clip especial, y no a las ligaduras comunes que se observan en los brackets metálicos convencionales. De nuevo, una excelente opción.

Brackets cerámicos

Los brackets cerámicos son aquellos que se asemejan a los metálicos, con la diferencia de que estos son un poco más costosos y estéticos, y es que los mismos son de un blanco muy opaco que se adaptan al tono de los dientes y permiten que no se vean a simple vista. Estos son muy elegidos por adultos y adolescentes mayores. Se les puede observar junto a gomas cuyos colores son muy opacos y claros, en donde se les prefiere blancas, de modo que el acabado del proceso es muy delicado y para nada exuberante.

Ayudan a que los dientes se establezcan en su posición correcta y ofrecen una excelente duración, y lo mejor de todo es que los mismos no suelen teñirse de ninguna forma posible.

Brackets linguales

Estos brackets son muy particulares, ya que son magníficos para todos aquellos usuarios que no quieren mostrarle al mundo el hecho de que usan aparatos dentales, y es que los mismos se caracterizan por ser los únicos que no se ven a simple vista.

Esto hace que se consideren invisibles ante el ojo humano, y es que cómo no, si los mismos van por dentro de los dientes. Es decir, se colocan de forma específica en la cara interna de los dientes.

La técnica que se emplea para colocar estos brackets es maravillosa y sumamente avanzada, logrando así que los usuarios sonrían y nadie descubra los aparatos. Es importante mencionar que cada brackets debe ser creado a medida de los dientes, por lo que puede llegar a ser costoso.

Brackets de zafiro

Los brackets de zafiro son una técnica que es bastante cómoda al ser utilizada, además de que se caracterizan realmente por ser estéticos y resistentes, más resistentes que ninguno. Esto se debe a que están hechos de zafiro original, siendo este un material sumamente resistente, casi tan resistente como el diamante. Además, los mismos no se tiñen de ninguna forma y permiten que se vean delicados en los dientes, gracias a su precioso color.

Además, estos brackets ofrecen al usuario una oportunidad maravillosa para no romperse las caras internas de las mejillas, sobretodo porque cuentan con un proceso de pulido que no permite fricción o roces que puedan hacer daño a la boca.

¿Qué es el Invisalign?

Si bien todo lo expuesto anteriormente es capaz de ayudar a nuestros dientes, no sólo esto puede lograrlo, y es aquí en donde un nivel más alto de ortodoncia entra en cuestión.

El invisalign no es más que un tratamiento que también forma parte de la ortodoncia y que si bien no se basa en brackets específicamente, funciona de maravilla para solventar los mismos problemas, sólo que el proceso suele ser un poco más tedioso, pero más rápido en cuanto a resultados y muchísimo mejor en cuanto a estética.

Este proceso consiste en unos alineadores completamente transparentes que se crean de forma idéntica a los dientes, pero con los arreglos pertinentes, y que se colocan todo el tiempo. Sin embargo, estos deben ser cambiados cada dos semanas. Esto quiere decir que cada una de las férulas que se van creando, deben ir siendo modificadas según los dientes se van moviendo y posicionando.

 Se dice que esta técnica está por encima de las demás, además de por lo anteriormente expuesto, también por su avance tecnológico en todo esto, y es que existe un sistema especial que ayuda a que los pacientes observen el modo en el cual se van a ir moviendo todos los dientes y el resultado final. De este modo, cada usuario se ve en un futuro y decide si llevar a cabo el tratamiento, u optar por otro.

Una de las características principales de los invisalign, es que los mismos a diferencia total de los brackets comunes, se puede remover. Esto quiere decir que deben ser removidas a la hora de comer y cepillarte los dientes, pero no en ningún otro momento del día. Siendo más específicos, los aparatos deben ir colocados veintidós horas al día.

A pesar de la disciplina que tener estos aparatos exige, la verdad es que es una técnica que se ha vuelto muy popular en los últimos tiempos, siendo elegida por una gran cantidad de usuarios gracias a sus fieles resultados. Además, su precio si bien es más elevado que el de los brackets metálicos, es menor que el de los brackets linguales. Y, para finalizar con estas increíbles ventajas, tenemos el hecho de que no generan molestias en la cara interna de la boca, ni en las encías.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies