Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de arboles

Los arboles cumplen una gran tarea dentro de la naturaleza. Además de actuar como soportes para el planeta tierra, son una gran fuente de oxígeno, un elemento indispensable para la vida de los seres vivos. Por cierto, existen algunos árboles que se pueden convertir en el hogar de roedores y aves.

A pesar de cumplir funciones similares, cabe destacar que en la naturaleza habitan diferentes tipos de árboles, los cuales son capaces de soportar o no diversos tipos de condiciones climáticas.

Algunos árboles como los de hoja caduca, tienden a perder sus hojas durante el otoño, mientras que otros como los de coníferas y hojas perenne, las mantienen durante todo el año.

Por otro lado, también contamos con otros tipos de árboles: los frutales. Gracias a ellos, podemos consumir algunos frutos secos o blandos, como lo serían el caso del limón, mango, naranja, entre otros más.

Característica de los árboles

Los arboles se caracterizan por tener un prominente tronco que puede llegar a alcanzar varios metros de altura. Además de ello, esta base de madera también da paso a la formación de ramas, las cuales se encuentran cubiertas de hojas que pueden tornarse amarillentas durante los otoños o mantenerse siempre verdes.

El árbol es considerado en ocasiones como un fósil viviente, debido a que pueden vivir durante descañas de años. La primera vez que empezaron a crecer, fue hace 380 años.

Otra característica particular de los árboles, es que no son uniformes. A pesar de que dos árboles pertenezcan al mismo tipo, estos pueden ser completamente diferentes en cuanto a la forma de su tronco, raíces, corteza, textura, entre otros factores más.

Tipos de arboles

Como se hizo mención en un principio, contamos con diferentes tipos de árboles. Como sería una tarea sumamente difícil explicar cada uno de los que se encuentran en el planeta tierra, se pueden dividir en cuatro categorías, las cuales explicaremos a continuación.

Árboles de hoja caduca

Son árboles que se caracterizan por tener hojas grandes y amplias, razón por la cual también reciben el nombre de árboles de hoja ancha.

Cuentan con formas redondeadas y sus hojas se van desprendiendo al llegar al otoño. Al tener dimensiones más grandes, la fotosíntesis se lleva a cabo de manera rápida. Esto también implica que las hojas de estos árboles no puedan vivir en ciertas condiciones climáticas.

La mayoría de los objetos que son producidos con la madera, provienen de los árboles de hoja caduca, debido a que su madera es dura y resistente. Sin embargo, su tala excesiva puede causar desequilibrio en la naturaleza.

Entre algunos de estos tipos de árboles, tenemos a los más conocidos: Aromo, Arce rojo, Castaño de Indias, Flamboyán y Acacia Espinoza.

Árboles de coníferas

Crecen hacia arriba y cuentan con hojas que permanecen verdes durante todo el año. Aquellas que se desprenden de las ramas, suelen ser las más viejas.

Estos tipos de árboles cuentan con una forma rectangular y cuentan con una gran resistencia a las diferentes condiciones climáticas, lo cual los hace mucho más duraderos. Sin embargo, cabe destacar que su madera es blanda.

El abeto, pinsapo, pino de paraná, Araucaria colummar y libocedro, son algunos de los árboles de coníferas más conocidos.

Árboles de hoja perenne

Algo que nunca veremos en este árbol, es que se encuentre desnudo. La razón de ellos se debe a que sus hojas se mantienen intactas durante todo el año, por lo que las condiciones climáticas no influyen en su caída.

La única manera en que se desprendan hojas de sus ramas, es como consecuencia de la vejez de las mismas. Por otro lado, una vez que se caigan las hojas, estas se renuevan de manera paulatina, razón por la cual la copa siempre se mantiene cubierta.

Algunos ejemplos de árboles de hoja perenne son los siguientes:

  • Encina
  • Alcornoque
  • Olivo silvestre
  • Acacia mimosa
  • Tipuana

Árboles frutales

Como su nombre lo dice, los arboles frutares son aquellos que cuentan con la capacidad de desarrollar ciertos frutos, los cuales pueden ser secos o tiernos, razón por la cual se puede clasificar en varias categorías.

Aquellos árboles que producen frutos son el narango, mango, limonero, cerezo y manzano.

¿Cuáles son las partes de un árbol?

Independientemente del tipo de árbol que se trate, todos ellos cuentan con las siguientes partes:

Raíz

Además de ser un cimiento para mantener al árbol unido a la tierra, la raíz también actúa como un recolector de agua, encargándose de absorber todos los nutrientes.

Tronco

Esta estructura se encarga se sugerir la copa del árbol, y está cubierta por una corteza que actúa como protector. Para saber la edad que tiene un árbol, solo se necesita mirar los anillos que tiene en su interior.

Ramas

Son elementos que se originan al final del tronco, y es donde crecen las hojas de los árboles.

Yemas

Salen de las mismas ramas de los árboles, y pueden surgir flores, hojas o frutos.

Hojas

Se alojan en las ramas y son el elemento que hace que un árbol pueda llevar acabo la fotosíntesis.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies