Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de agricultura

Durante largos años, el hombre solo vivió de la pesa y caza. La necesidad por idear nuevas fuentes de alimentación, nos trajo como resultado la práctica de una actividad que hoy en día es muy popular y necesaria: la agricultura. Esta consiste en sembrar una determinara hortaliza o verdura, con la finalidad de ser comercializada o servir para el consumo local.

Tipos de agricultura

A pesar de que las finalidades pueden ser parecidas, cabe destacar que se pueden emplear varios tipos de agricultura. Estas pueden variar dependiendo de varios factores, como lo sería la dependencia del agua, magnitud de la producción y el método, por lo que explicaremos más a fondo estos temas.

Según la dependencia del agua

Agricultura de secado

En este tipo de agricultura no existen riesgos por parte del agricultor, quien no tendrá la necesidad de regar con agua sus cosechas. La razón de ello, se debe a que las plantas que están creciendo, recibirán la hidratación necesaria procedente de la lluvia. Esto también implica que se debe de buscar una zona ideal para practicar la agricultura de secado, que en este caso deben de ser territorios semiáridos, los cuales se caracterizan por tener tierras bastante secas.

La manera en que sobrevivirá una cosecha, será únicamente por las lluvias que se dan en ciertos lapsos de tiempo. Cabe destacar que no todos los cultivos son aptos para la agricultura de secado, por lo que tiene un sector limitado en dicho aspecto.

Los lugares en donde mayormente se practica la agricultura de secado, es en el mediterráneo y algunas regiones de América del norte y América del sur.

Agricultura de regado

Para mantener los cultivos, es completamente necesaria la intervención del agricultor, quien tendrá la tarea de suministrar el agua a la cosecha a través de diversos métodos. Dicha razón hace que la agricultura de regado sea mucho más costosa que la anterior, ya que se requiere una gran inversión para construir la infraestructura, además de que los gastos de mantenimiento son mayores.

A pesar de lo costosa que puede ser, la agricultura de regado suele ser la más utilizada, ya que no se depende de la llegada de la lluvia para que el cultivo pueda mantenerse. Y en cuanto a esto, lo que normalmente se siembra es el arroz, hortalizas y la remolacha.

Según la magnitud se su producción

Agricultura de subsistencia

Normalmente se suele llevar a cabo en áreas más remotas, y donde el espacio no sea un impedimento para practicar este tipo de agricultura, cuya idea es la de abastecer las necesidades básicas dentro de un pequeño grupo de personas. Esto quiere decir que los cultivos que se siembran, van destinados al consumo personal, razón por la cual se producen de una manera escasa si lo comparamos con los cultivos enfocados en la venta.

Agricultura industrial

La agricultura industrial se practica en aquellos países en vía de desarrollo, y su finalidad es la de producir la mayor cantidad de cultivo posible, el cual irá destinado a la comercialización. Todas las verduras y hortalizas que compramos en la tienda, son producidas a través de la agricultura industrial.

Según el método y objetivos

Agricultura tradicional

La agricultura es una actividad que se viene realizando desde hace diez mil años atrás. Los métodos que se utilizan en la actualidad para sembrar y regar los cultivos, provienen desde tiempos pasados, y es a lo que llamamos agricultura tradicional. Cabe destacar que esta agricultura puede variar dependiendo de la zona en donde se practique, ya que cada población o país cuenta con sus propias maneras de llevarla a cabo. Por supuesto, estas son adquiridas de las generaciones pasadas.

Agricultura industrial

Se enfoca principalmente en la producción masiva de cultivos que posteriormente serán consumidos por los habitantes de la ciudad. Este tipo de agricultura requiere de un alto capital, además de que siempre debe de existir la ayuda de un profesional en la materia.

Uno de los elementos más característicos de la agricultura industrial, es que se lleva a cabo normalmente en espacios reducidos, lo que implica que su producción debe ser lo más rápida posible, de lo contrario no se podrá abastecer la demanda.

Agricultura ecológica

En la agricultura es necesario el uso de ciertos elementos químicos que ayuden al crecimiento de las plantas, además de que también son de gran utilidad para combatir a las plagas, uno de los mayores enemigos de los cultivos. Sin embargo, la agricultura ecológica busca crear una mejor relación con el medio ambiente, lo que implica que no si utiliza ningún tipo de sustancia química que pudiera arruinar la fertilidad del suelo.

Aquellas personas que suelen practicar la agricultura ecológica, buscan una manera de obtener verduras y hortalizas sin perjudicar al medio ambiente, lo que implica que los cultivos se toman su debido tiempo en crecer, aunque los gastos no son notorios, ya que solo se utilizan productos obtenidos de la propia naturaleza.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies