Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de actitudes

Lo que se conoce como la actitud, no es más que aquella posibilidad de contestación que le ofrece una persona a otra, o bien, a una situación determinada, con el fin de dirigir su vida en un rumbo fijo. Esto puede llegar a ser determinante en el rumbo de la vida de cualquier persona, ya que condiciona su relación con el entorno y las personas que los rodea, y el bienestar que mantienen siempre. Dicen por ahí que si quieres un buen futuro, debes cosechar cosas maravillosas y hacerlo con una actitud positiva, con el fin de que los frutos sean los mejores.

¿La actitud es permanente?

Si bien la actitud de una persona puede mantenerse durante mucho tiempo, todo esto realmente se puede modificar según sea la situación y la personalidad del individuo, y cuando una persona cambia su actitud, esto quiere decir que un cambio se avecina. Se cataloga la actitud como una característica importante en la vida de cada persona, siendo esta capaz de modificar desde el punto de vista del ser, hasta su futuro.

¿Qué es exactamente la actitud?

Para definir con exactitud lo que es la actitud, decimos que son más que aquellas conductas con las cuales los individuos aceptan una situación determinada, dependiendo del tema en cuestión, de las palabras escuchadas, de las personas incluidas en el hecho y del grado de educación con el que cuente cada persona.

A pesar de que cueste creerlo, la genética también tiene que ver con la actitud de cada quien en las diversas situaciones de la vida, ya que esto puede ser un patrón repetitivo que parte desde un abuelo, hasta uno de los progenitores.

Tipos de actitudes

Existen diversos tipos de actitudes que se basan en las situaciones y en una clasificación más general, en donde es muy común dividirlos en una actitud positiva, en una actitud negativa y en la actitud neutral. Sin embargo, esto va mucho más allá de eso, y es importante mantener siempre la diferencia entre ellas para poder clasificarlas de forma adecuada.

Dependiendo del ámbito de cada persona, y de una clasificación más general, se hallan los siguientes tipos de actitudes:

Tipos de actitudes generales

  • Actitud positiva

Una actitud positiva es aquella que se observa en todas aquellas persona que buscan observar algo bueno en cualquier situación de nuestra vida, incluso cuando pareciera que no existe, manteniendo siempre una fuerza invisible en sus ojos que no les permite observar nada más que cosas buenas y soluciones.

Este tipo de personas mantienen siempre el optimismo al límite, sin permitirse en abandonar o rendirse, independientemente de lo que sea que se trate, buscando soluciones a los problemas y nuevos caminos para evitar los obstáculos.

Este tipo de actitud suele ser contagiosa, ayudando a que otras personas piensen del mismo modo y vean más opciones en donde ellos tan sólo observan una. Siempre hablan de cosas maravillosas y de finales felices, sin olvidar que existen dificultades, pero sin decir ni una sola vez que estas son imposibles de sobrepasar.

  • Actitud negativa

A diferencia de la actitud positiva, esta es aquella actitud en donde a pesar de haber cosas buenas de por medio, las personas tan sólo buscarán la mínima excusa para observar el vaso medio vacío, y siempre se enfocan en ese punto negativo de cualquier situación, incluso cuando las cosas positivas son mayores.

Estas personas buscarán siempre que aunque el punto negativo sea pequeño, se vuelva inmenso y enfoque a todo su entorno a fijarse en él, derrochando energía negativa sobre todos. Son individuos que no saben lo que es el optimismo y viven con una mente pesimista en todo momento, logrando que todo les salga mal sin incluso intentarlo.

Lamentablemente, este tipo de actitud también resulta contagiosa, y es capaz de arrastrar a su pesimismo a personas débiles que no se enfocan en lo bueno.

  • Actitud neutral

Y por último dentro de esta clasificación, tenemos la actitud neutral, la cual se mantiene siempre en un punto medio, buscando la forma de salir de los problemas sin exagerar en los puntos positivos. Son personas que se manejan bien en todo momento y tratan de vivir el día a día a su manera, enfocándose en todo lo que sucede a su alrededor, sin contagiarse de ninguna otra actitud.

Tipos de actitudes en el ámbito laboral

  • Actitud proactiva

Dentro del ámbito laboral, se encuentra la actitud proactiva, la cual es aquella que se observa en todas aquellas personas que buscan realizar un esfuerzo mayor en todas aquellas situaciones en las que se deban buscar otros métodos de trabajo, estrategias y mucha creatividad, con el único fin establecido de lograr un objetivo claro.

Por lo general, son personas que mantiene siempre en su mente el hecho de que van a triunfar y luchar por ello, tratando de asegurar los resultados y dar todo lo que sea necesario para llevarlo a cabo. Suelen ser personas que llevan una vida activa en el trabajo, pensando y estudiando nuevos métodos hasta encontrar en indicado con el fin de llevar a cabo sus propios objetivos.

  • Actitud reactiva

Las personas que cuenta con una actitud reactiva en el ámbito laboral, son aquellas que están dispuestas a llevar a cabo cualquier tipo de actividad necesaria para cumplir con el trabajo, pero que esperan pacientemente a que los medios sean los adecuados y no se van por el camino complejo, buscando siempre una excusa para ir por el camino fácil.

Estas son personas que están acostumbradas al cambio y que mantienen una paciencia ilimitada, hasta que consiguen el camino específico que quieran tomar, con el fin de llevar a cabo sus objetivos pero sin demasiado esfuerzo.

Otros tipos de actitudes

  • Actitud colaboradora

Así como nos lo indica su nombre, estas son aquellas personas que mantienen siempre una motivación colaboradora en todo momento, buscando la forma correcta de adaptarse al entorno y de colaborar en todo aquello que puedan. La idea de este tipo de actitud es llevar a cabo los objetivos determinados y prestar ayuda en todo momento, a quienes las necesiten y a quienes no.

  • Actitud emotiva

La actitud emotiva está altamente ligada a las emociones de los individuos, y por lo general suele observarse en situaciones en donde el amor y el cariño se encuentran presentes, incluyendo dentro de esto tanto a la pareja como a la familia y a los amigos. Sin embargo, también se trata de un tipo de actitud que se presenta dentro de cada individuo junto a una motivación interna muy propia. En estos casos, se trata de personas que mantienen un proyecto propio que les apasiona y que quieren llevar a cabo por objetivos unipersonales.

Por otro lado, es importante resaltar que este tipo de actitud, al estar vinculada con las emociones, se considera peligrosa siempre que no se maneje como debe ser, ya que una vez que las emociones cobran vida por completo, los resultados no suelen ser los mejores.

  • Actitud desinteresada

La actitud desinteresada es aquella que se mantiene siempre que se busca que personas de tu entorno se mantengan siempre felices, sin importar lo poco que puedan darte a cambio por esto. Las personas que mantienen esta actitud son aquellas que realizan obras altruistas, con el fin de ayudar y de cumplir un deseo propio.

Sin embargo, es importante mantener siempre presente que es muy difícil que una persona sea completamente desinteresada, pero su interés puede radicar en ver sonreír a otras personas.

  • Actitud interesada

A diferencia de la anterior, la actitud interesada es aquella que se lleva a cabo para obtener un fin específico. Si bien esto realmente es normal, se debe mantener con mucho cuidado ya que esto puede ser exagerado y observado desde un punto de vista negativo, tanto propio como ajeno.

La idea de esperar un interés a cambio de algo, se debe mantener siempre al margen, ya que a pesar de que todas las personas buscan siempre algo, es importante no demostrarlo, ya que no todas las personas suelen verlo con buenos ojos. Además, algunas personas abusan de este tipo de actitud, pensando tan sólo en su bienestar, y nunca en el de los demás.

  • Actitud manipuladora

A pesar de que puede sonar como una actitud negativa, la verdad es una bastante normal y observada en muchas personas. En algunas ocasiones, si una persona no mantiene una actitud manipuladora, se siente insegura sobre lo que va a recibir a cambio.

Es importante mantener los ojos bien abiertos ante este tipo de personas, sobretodo porque abundan, y porque la mayoría busca que pienses del mismo modo que ellas. Si bien algunas personas lo hacen de modo inconsciente y como medida de seguridad, esto no se sabe a ciencia cierta hasta que lo demuestran.

  • Actitud integradora

Y por último, tenemos la actitud integradora, la cual es aquella que busca, tanto un beneficio mutuo, como un bien común. Se observa mucho en diversos ámbitos de la vida, como por ejemplo en el ámbito estudiantil y laboral. Se emplea en las negociaciones importantes, ofreciendo a los demás inversionistas buenas oportunidades y recibiendo excelente ofertas.

La idea de este tipo de actitud, es que el egoísmo no exista, sino que más bien existan dos partes victoriosas en cualquier situación. Si mantienes una actitud integradora, te irá muy bien en la vida.

Como pueden ver, existen diversos tipos de actitudes que dependerán siempre de las situaciones en las cuales se encuentre un individuo, además de que una misma persona puede emplear más de una en una misma ocasión.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies