Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de abonos orgánicos

Lo que hoy en día se conoce como abono orgánico, no es más que toda una combinación de materiales y elementos que conforman una serie de nutrientes específicos que se utilizan en el suelo, para que las plantas se nutran. Dentro de los materiales que se utilizan en esta mezcla, están aquellos que son de origen animal, como lo es el estiércol, los de origen vegetal, tales como los residuos que quedan de cada cosecha, y aquellos que son de origen industrial, como el lodo que surge de las depuradoras.

El fin de la aplicación de esta mezcla en el suelo, es para mejorar en gran medida todas las características del suelo, tanto las químicas, como las físicas y las biológicas, y del mismo modo aportar nutrientes, de modo que la actividad microbiana del suelo se altere y se active para que las plantas logren nutrirse y crecer como debe ser.

Por otro lado, existen también los fertilizantes inorgánicos, o mejor conocidos como sales minerales, los cuales se diferencian en gran medida de los anteriormente descritos, debido a que estos además de ser más económicos, son más concentrados, lo cual permite que rinda un poco más.

Pese a esto, los abonos inorgánicos no son suficientes para el suelo, por lo que los orgánicos son requeridos aún cuando estos ya son aplicados. Y es que en lo que respecta a los abonos orgánicos, se dice que los mismos ayudan a que las temperaturas del suelo se vayan favoreciendo, logrando que las raíces de las plantas se vayan formando y desarrollando de forma correcta, nutriendo con esto cualquier planta que esté creciendo en ese suelo.

Además, es importante tener en cuenta que si en un suelo fértil hace falta materia orgánica, el mismo se volverá frío y esto afectará de forma directa todas sus características biológicas.

Al verse afectado el sector alimenticio del mundo, las cosechas de alimentos se han visto obligadas a triplicarse, ya que la demanda ha ido en considerable aumento. Esto quiere decir que el uso de los abonos orgánicos ha ido aumentando conforme esto va haciéndolo también. Si se le coloca abono orgánico a un suelo en donde crecerá cualquier tipo de vegetal, el mismo será completamente sano para el consumo de cualquier ser vivo.

Ventajas y desventajas de los abonos orgánicos

Si bien esta mezcla de materiales y elementos es maravillosa para el suelo, además de esto también cuenta con algunas desventajas. A continuación les presentamos una variedad de ventanas y desventajas en cuando a abonos orgánicos se refiere:

Ventajas

  1. Al ser una combinación de una variedad de elementos, esto nos permite aprovechar cualquier tipo de residuo orgánico que bien puede ser desechado, pero que funciona de maravilla en el suelo.
  2. Mientras más se vaya activando el suelo en el cual se agregue el abono orgánico, más rápido se aumentará la actividad microbiana del suelo, lo que genera un desarrollo más activo de raíces y plantas.
  3. Al tratarse de un tratamiento fijo en un suelo fértil, se dice que la materia orgánica del suelo se va recuperando con el tiempo, lo que genera que una gran cantidad de nutrientes surja y ayude a que las plantas crezcan más sanas.
  4. Al generarse más nutrientes, esto de forma automática busca mejorar la capacidad con la que cuenta el suelo, para absorber el agua, lo cual va generando un estímulo en el suelo fértil.
  5. A medida que el suelo va llenándose de abono orgánico, el carbono que se encuentra en el suelo se va fijando más y más rápido.
  6. Al tratarse de materiales orgánicos, los mismos no requieren de una demanda de energía demasiado grande para que se elabore.

Desventajas

La única desventaja que se puede observar fija y clara en todo esto, surge siempre que el abono orgánico no haya sido tratado de forma adecuada, ya que siempre que esto ocurre, los patógenos suelen atacar fuertemente el suelo.

Importancia de los abonos orgánicos

Como bien decíamos, el abono inorgánico, ese que proviene de diversos combustibles fósiles, suele ser más económico y está hecho partiendo de medios industriales, la verdad es que los abonos orgánicos han tenido una demanda precisa y envidiable en los últimos años, sobretodo cuando la demanda de alimentos frescos se ha vuelto muy alta. La idea de esto, además, radica en el hecho de poder generar suelos fértiles partiendo de materiales orgánicos que provienen de seres vivos y vegetales, lo cual genera que la agricultura ecológica tenga un estallido de emoción.

En el preciso momento en el cual las personas empezaron a entender que disminuir la dependencia de todos aquellos productos químicos para poder fertilizar el suelo, es una ventaja única, se empezó a tomar relativa importancia al uso de ellos. Mientras más fertilizantes orgánicos se agreguen al suelo, más sanos serán los alimentos para su consumo, y a su vez la concientización sobre el ecosistema y el medio ambiente, ha ido tomando terreno importante y crucial en la vida de las personas.

Tipos de abonos orgánicos

En cualquier tipo de huerto ecológico, el tan hablado abono orgánico es una parte fundamental para que el suelo se vuelva correctamente fértil para poder plantar diversas semillas y plantas, que con el tiempo se nutrirán de forma adecuada y entonces comenzará el proceso de crecimiento como debe ser. Al hablar de materiales que parten de ciertos elementos tanto de origen animal, como vegetal e industrial, esto nos dice que no existe tan sólo tipo de estos fertilizantes naturales, sino que los mismos crean una gran variedad de los mismos.

La idea es utilizar aquellos que primero se consigan, pero que sean orgánicos en su totalidad, de modo que la tierra se volverá lo suficientemente fértil para que los microorganismos hagan su trabajo y permitan que todas las plantas logren crecer de forma correcta.

Como bien decíamos, existen distintos tipos de abonos orgánicos que se emplean en la práctica de la agricultura ecológica, en donde los mismos pueden variar según sean sus características. Por ejemplo, existen algunos que son de acción lenta y otros de acción más avanzada, pero que de mismo modo van aportando nutrientes a su paso, preparando el suelo. Por lo general, aquellos que son de acción lenta suelen ser mezclados con la tierra y ayudan a que la retención de líquidos y nutrientes sea bastante efectiva.

Para ampliar un poco más este tema, nos dimos la tarea de investigar cuáles son los tipos de abonos orgánicos que existen actualmente y que mejores efectos tiene en el suelo. A continuación les hablamos sobre cada uno de ellos:

Compost

El compost es un tipo de abono orgánico que se compone de una diversidad de restos orgánicos provenientes de la naturaleza. Es decir, de diversas ramas, algunas hojas, del mismo césped que se consigue en el suelo y hasta de hortalizas. Por otro lado, las cáscaras de las frutas también forman parte importante de este grupo.

Este tipo de abono ayuda a que los microorganismos que se encuentran en el suelo se van regenerando, mejorando del mismo modo toda la composición química del suelo y así, su textura. Es muy fácil de elaborar, y de encontrar en grandes partes del bosque.

Humus de lombriz

El humus de la lombriz es un tipo de abono orgánico bastante efectivo, en donde para algunos profesionales es considerado como el mejor. Así como su nombre nos lo indica de cierta manera, el mismo se va obteniendo gracias al proceso digestivo de las lombrices.

Su modo de aplicación es igual que el anterior, ya que el mismo también tiene que ser aplicado en el suelo para luego proceder a mezclarlo bien. Es bastante utilizado ya que se adapta a cualquier tipo de suelo y para cualquier tipo de cultivo.

Es capaz de aportar una gran cantidad de nutrientes importantes, hormonas y nitrógeno.

Cenizas

Las cenizas, así como su nombre nos lo indica, son todas aquellas cenizas que puedes encontrar por ahí, siempre y cuando las mismas estén al natural, sin ningún tipo de combinación. Es decir, son cenizas de maderas que no cuenten con pinturas, esmaltes o químicos.

Es un tipo de abono que ayuda a prevenir los hongos y los mosquitos, lo cual resulta maravilloso cuando se trata de un cultivo de frutas o vegetales. Además, este es capaz de aportar una gran cantidad de nutrientes, como el potasio y el calcio.

Abono verde

El abono verde cuenta con un proceso para su elaboración, sobretodo porque para poder obtenerse, se debe realizar un cultivo sencillo de todas esas plantas que estén llenas de nitrógeno. Es decir, estas se plantan y una vez que crezcan, las mismas deben ser cortadas y agregadas en el suelo, tal como si fuese otro tipo de abono más común.

Este tipo de abono natural, ayuda a que el suelo que haya estado tratado de forma incorrecta, se mejore y se mantenga protegido, ya que el mismo aporta miles de nutrientes.

Estiércol

El tan conocido estiércol, es un tipo de abono bastante útil y utilizado, a pesar de que el mismo no es más que todas aquellas heces fermentadas de los animales. Aunque parezca extraño, este estiércol contiene una gran diversidad de nutrientes para el suelo, en donde los mismos dependerán del tipo de animal del cual provenga.

El estiércol más común, es aquel que surge de los caballos y de las vacas, aunque también es muy tomado en cuenta el de las ovejas y las gallinas.

Turba

La turba es un tipo de abono orgánico que surge gracias a la descomposición de ciertos restos de vegetales que se encuentren en lugares muy húmedos y con poco oxígeno. Es increíble descubrir la gran cantidad de nutriente que aportan estos restos, aún cuando los vegetales están bastante descompuestos.

Se caracteriza por ser un tipo de material esponjoso y fibroso, que ayuda a que todas las raíces de las plantas comiencen a crecer y a desarrollarse de forma correcta. Es decir, estimula de forma correcta el crecimiento de las plantas.

Guano

Y por último, tenemos lo que es el guano. Este tipo de abono es bastante peculiar, sobretodo porque es aquel que surge gracias a las deyecciones de una diversidad de aves marinas, y de murciélagos. Es decir, si bien esto suena a que es catalogado como un tipo de estiércol, que bien lo es, la verdad es que tiene su propio nombre por la peculiaridad de su procedencia.

Se caracteriza por ofrecer un alto nivel de nutrientes en el suelo, así como nitrógeno que tanto es necesario, fósforo y potasio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies