Saltar al contenido
Tipos, clases, clasificaciones, estilos, formas

Tipos de abdominales

¿Quieres empezar a vivir una vida sana? Además de una excelente alimentación, es necesario también hacer una pequeña intromisión en el mundo de la actividad física. Y una de las mejores maneras de rebajar el exceso de grasa en nuestro abdomen, es ejercitando dicha parte.

Por suerte, existen una gran variedad de tipos de abdominales, los cuales están enfocados en ciertas partes de nuestro abdomen. Entre ellos, tenemos algunos como abdominales con estándar, con banda, con empuje, reversos y con torsión.

A pesar de existir una gran variedad de maneras de hacer abdominales, muchos no notan un cambio notable a pesar de llevar semanas de rutinas. En ocasiones, esto puede deberse a una mala ejecución mientras hacemos este ejercicio, por lo que no veremos resultados satisfactorios hasta que no adoptemos la posición ideal.

Qué tipo de abdominales puedo hacer

Si has hecho abdominales en ocasiones anteriores, es probable que utilizaras algunos de los que se mostrarán aquí. Sin embargo, cabe destacar que cada uno de ellos cumple con una función en específico, por lo que solo debes encontrar aquel que sea más conveniente para ti.

Por suerte, aquí te mostraremos los tipos de abdominales que puedes utilizar durante tus rutinas de ejercicios:

Abdominales estándar

Como su nombre lo dice, este tipo de abdominales son los más comunes que la gran mayoría de las personas realiza por intuición propia. La manera de efectuarlos es bastante sencilla, ya que solo basta estar acostado boca arriba y apoyar los pies en el suelo con las rodillas flexionadas o estiradas.

Para evitar forzar nuestro cuello (que suele ser un grave error en los abdominales) habrá que apoyarlo con ambas manos. Y en cuanto a los movimientos que tendremos que hacer, será flexionar para hacer presión en los músculos del estomago

Abdominales reversos

Con la ayuda de estos abdominales, podrás fortalecer la parte inferior de tu abdomen. La manera de hacerlos, es acostándose boca a arriba y manteniendo tanto manos como pies completamente extendidos.

Seguidamente, eleva ambas piernas (estas tendrás que estar unidas) de tal manera que queden perpendiculares al techo. Por último, solo tienes que bajarlas sin que estas toquen el suelo y volver a repetir el proceso hasta que completes tu rutina.

Abdominales con torsión

Si deseas trabajar la parte oblicua de tu abdomen, con los abdominales de torsión lo podrás lograr. Al igual que el estándar, solo debes colocarte boca arriba con los pies flexionados y apoyados sobre el suelo. Como siempre, las manos deberán estar apoyadas sobre el cuello para no forzarlo mientras hacemos nuestra sesión de ejercicios.

Seguidamente, debes levantarte como si fueras a hacer un abdominal estándar. Sin embargo, una vez que llegues a la posición final, debes de girar el torso a la derecha. Tras bajar y subir nuevamente, tienes que cambiar la dirección hacia la izquierda y así sucesivamente.

Abdominales con balón de estabilidad

Para este ejercicio, la persona debe de sentarse en una pelota suiza con los pies apoyados en el suelo y procurando también de que estos se encuentren alineados con los hombros. Desliza la pelota por debajo de tu espalda hasta que esta quede justo en el medio de tu cuerpo.

Con la posición indicada, lo siguiente que hay que hacer es colocar las manos detrás de la cabeza y levantar el pecho, con la finalidad de que la parte media de nuestra espalda deje de hacer contacto con la bola. Una vez que estemos a dicho punto, habrá que mantenerse en esa posición un par de segundos y luego volver a la inicial. Haz las repeticiones que consideres adecuadas.

Con la ayuda de este tipo de abdominales, podremos fortalecer nuestro torso y la parte baja del abdomen.

¿Por qué debo de hacer distintos tipos de abdominales?

Si eres de los que entrena otras partes de su cuerpo, pero olvidas siempre los abdominales, estás cometiendo un grave error. Y es que este ejercicio puede ser de gran ayuda para combatir la flacidez. Si no deseas que la barriga sea lo que más sobre salga de tu cuerpo, con la ayuda de los abdominales podrás esculpir un grandioso abdomen, aunque esto requerirá de gran esfuerzo.

Los abdominales no solo ayudan a sacar esos “cuadritos” que muchos desean. Además de ello, también mejoran nuestra postura. SI haces las rutinas de manera correcta y siguiendo los ejemplos mostrados anteriormente de los tipos de abdominales, podrás notar que caminarás más recto, lo cual es un punto positivo.

Y si eres de los que sufre por problemas lumbares, realizando abdominales con las posiciones correctas, te ayudarán a combatir esos dolores de espalda que pueden ser bastante molestos. Aunque cabe destacar que podrías empeorarlo si no adoptas las maneras correctas de realizar cada uno de los tipos de abdominales que existen.

No todo se basa en el ejercicio intenso. Si deseas ver los resultados en el menor tiempo posible, es necesario que combines las rutinas de abdominales con una buena alimentación. De esta manera, tendrás el abdomen deseado por muchos, pero logrado solo por los que tienen constancia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies